Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Cartas

Desmonopolización del IGSS

Fecha de publicación: 10-08-16
Más noticias que te pueden interesar

César Leonel Mejía Rodríguez / DPI 1876 03146 0101

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social(IGSS), tras varios escándalos de corrupción que involucraron a sus exdirectivos y extrabajadores, intenta ser desmonopolizado por una ONG privada que promueve el negocio de los seguros. Dicha ONG es dirigida por una persona que es ampliamente conocida como neoliberal y fue la que pagó un viaje de diputados del Congreso de Guatemala hacia Chile, para conocer el proceso de cómo se transformó el Seguro Social en ese país en los años ochenta. Estos diputados, pretenden presentar una iniciativa de ley que desmonopolice el IGSS. Tienen varios modelos, uno sería que los aportes se trasladen a cuentas individuales de cada afiliado, entre otros. La mencionada desmonopolización del Seguro Social, es un eufemismo para no decir que se busca privatizar el IGSS. Pese a que el Estado de Guatemala tiene una deuda histórica con el IGSS de más de 30 mil millones de quetzales, y también el sector privado de Guatemala, todas son cuentas que el Seguro Social puede cobrar y que deberían ser pagadas sin escamoteos de parte del gobierno y de los empresarios. Se justifica que la atención al afiliado en el IGSS es deficiente y que incluso pone en peligro la vida de los pacientes al administrar medicamentos, sobre todo en ciertas enfermedades.  El IGSS también tiene una escasez endémica de los productos que necesita para laborar, como los reactivos químicos para estudios de laboratorio, y de medicinas para los pacientes. Sin embargo, es importante analizar qué ha llevado al IGSS a esa crisis. No es casualidad que el Estado y al menos una parte del sector privado de Guatemala no le hayan pagado las cuotas correspondientes. Tampoco es casual que haya crisis de insumos para laborar y de medicinas, y de que se ponga en peligro la vida de pacientes con ciertas medicinas, si hasta hace poco, una estructura empresarial mafiosa, con tal de hacer negocios con el IGSS y también con los hospitales nacionales, hacía que estos compraran medicamentos que no necesariamente eran prioridad del IGSS, de los hospitales y de los pacientes. Ese es el caso “Negociantes de la Salud”, proceso que se encuentra en los tribunales de justicia y uno de los mayores beneficiarios de esos negocios está en prisión preventiva. Entonces, es una crisis del IGSS que ha sido provocada por funcionarios y comerciantes corruptos, pero que sirve como excusa para hacer otro negocio: la privatización del Seguro Social. No a la privatización del IGSS ni de la salud pública de Guatemala, y hay que exigir al Estado y al sector privado que cumplan con una obligación, que en el mejor de los casos, han cumplido a medias.

Etiquetas: