Domingo 21 DE Abril DE 2019
Cartas

La crisis política en Brasil

Fecha de publicación: 01-06-16

César Leonel Mejía Rodríguez / DPI 1876 03146 0101

Hace algunos días, se inició un proceso de destitución contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, la cual fue aprobada por el Senado brasileño. Aparentemente, hasta hoy, Rousseff no tiene alguna acusación directa en su contra. Pero el proceso de destitución se inició, porque supuestamente maquilló la información de algunas cuentas públicas. Y porque también está bajo investigación, porque supuestamente intentó evitar que se siguiera un proceso penal contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, al nombrarlo como Jefe de su gabinete, nombramiento que fue revocado por un juez. Actualmente, gran parte de la cúpula política brasileña, de partidos como el PT o el PMDB, está acusada de corrupción por el caso Petrobras, igual que varios empresarios importantes. Al parecer, de dicha empresa petrolera estatal, han obtenido dinero o financiamientos ilegales, con los que han comprado voluntades políticas. Algunos analistas afirman que ahora en Brasil, fue como en Guatemala en 2015, que se ha dado un “Golpe de Estado blando”. Esta tesis dice que potencias representantes del gran capital, están utilizando los casos de corrupción, para derrocar gobiernos en la región que han sido legalmente constituidos. Y de esa cuenta, según esta tesis, se derrocó a Otto Pérez Molina en Guatemala y se ha derrocado ahora a Dilma Rousseff en Brasil. Sin embargo, esta tesis parece negar que efectivamente, en países como Guatemala o Brasil, hay casos de corrupción de grave impacto social. En el caso de Guatemala, la CICIG, un organismo de Naciones Unidas, ha develado los graves casos de corrupción, y en Brasil, se ha revelado por la actuación de algunos operadores de justicia. No se puede tapar el Sol con un dedo y la corrupción revelada en Guatemala o en Brasil, sin duda ha tenido fines y efectos criminales. Habrá que determinar la responsabilidad política o legal de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, pero ella y su gobierno están en la picota desde hace por lo menos tres años.

Etiquetas: