Sábado 15 DE Junio DE 2019
Cartas

Las drogas deben despenalizarse

Fecha de publicación: 05-05-16

César Solís Pacheco / DPI 1661 08588 0101

El tema debe ser objeto de un análisis serio y puntual, si es que deseamos obtener  un resultado que le convenga a toda la sociedad discutiéndolo ahora que existe un proyecto de ley en el Congreso presentado por un parlamentario.

Las razones por las que las drogas y especialmente la mariguana ha sido despenalizada en varios países y Estados han sido varias, entre las cuales se mencionan  que la adicción es una enfermedad mental con serias repercusiones sociales, y que debe tratarse como tal, de que los adictos son los menos (diez por ciento) el resto lo consumen ocasionalmente y por placer, (90 por ciento) que tiene comprobados efectos medicinales para el tratamiento de enfermedades como el glaucoma, la epilepsia reacia, pero sobre todo el uso para aliviar el dolor en enfermos con cáncer, etcétera.

Guatemala es un país pobre que desvía muchos de sus recursos al combate de las drogas, cuando esta política ha demostrado su ineficacia hasta la saciedad. Mientras haya quien la compre y la consuma a granel, como es la sociedad gringa, las leyes neoliberales del mercado se impondrán, a pesar de la experiencia con el alcohol que se tuvo en el siglo pasado que ya vemos que hoy en día es legal sabiéndose que esta droga produce mucho más daño al organismo humano. Igualmente el tabaco que es legal pero produce más muertes anuales que cualquiera de las mencionadas.

Guatemala es un país conservador debido a sus antecedentes históricos, pero ya es tiempo de que cambiemos o seguiremos siendo un país “hazmerreír” en el contexto mundial si seguimos manteniendo concepciones medievales de toda clase, que son sostenidas por una sociedad fundada por una religión que tiene doble moral en muchos casos y que hace mucho daño.

A la persona adicta debe tratársele como alguien con problemas mentales que necesita ayuda médica y no con una condena “legal” que no solo no la va a cambiar sino que todo lo contrario.