Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Cartas

¡Qué dial pelo!

Lisbeth Robledo / DPI 1834 39597 0101

Fecha de publicación: 16-04-16
Más noticias que te pueden interesar

El nuncio apostólico, que me imagino no ha de ser cristiano, se molesta porque la comunidad internacional venga  y nos defienda a los desposeídos, a los explotados y en general a los pobres. ¿Y entonces…?  ¿Qué prudencia, respeto y comedimiento han tenido los de siempre con nosotros, acaso han utilizado buenos modales?… Señor nuncio por favor, no sea ingrato, ¡conviértase al cristianismo!

Etiquetas: