Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Cartas

El acuerdo climático de París

Fecha de publicación: 22-12-15
Por: César Leonel Mejía Rodríguez / DPI 1876 03146 0101
Más noticias que te pueden interesar

Los líderes de 195 países del mundo alcanzaron un acuerdo en París para limitar el incremento de la temperatura del planeta a no más de 2 grados centígrados. El calentamiento global se ha hecho evidente en las últimas décadas, lo cual ha alterado los climas en todas partes del globo y provocado una significativa variación en los ecosistemas, lo cual ha puesto en peligro a múltiples especies de animales y de plantas e, incluso, amenaza con destruir la vida humana misma. Se considera que la temperatura promedio de la Tierra se ha incrementado en un grado centígrado en el último siglo. Lo que se busca con el acuerdo climático denominado COP21, es desacelerar el calentamiento global a 1.5 grados centígrados hacia el año 2100. O sea, se busca que la Tierra aumente su temperatura solo medio grado centígrado en los próximos cien años, para detener fenómenos como el deshielo de los glaciares, que amenaza con subir el nivel del mar y cubrir varias ciudades y pueblos costeros. Pero algunos expertos consideran demasiado optimista pretender limitar al calentamiento global a solo medio grado, cuando en realidad se debe buscar que no pase de los dos grados. Y entre las medidas para alcanzar estas metas, está que los países reduzcan sus emisiones de dióxido de carbono hacia la atmósfera, lo cual implica un cambio en las principales fuentes energéticas del mundo. Se pide sustituir los combustibles fósiles como el carbón y el petróleo, por energías renovables como la energía solar o eólica. Producir masivamente este tipo de energías ya es tecnológicamente posible, pero choca de frente con los principales intereses económicos del mundo. Gigantes económicos como Estados Unidos, China, Japón, Alemania e incluso Rusia, dependen casi por entero de los combustibles fósiles y, por ende, son los países más contaminantes. Y para no perjudicar sus economías, es poco probable que ellos estén dispuestos a aplicar este Acuerdo de París. Pero ha llegado la hora de una nueva revolución industrial y que el mundo conozca las energías renovables.

Etiquetas: