Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Cartas

Acerca del subsidio al transporte urbano

Fecha de publicación: 18-12-15
Por: Estela Eugenia Zamora / DPI 1809 75919 0101
Más noticias que te pueden interesar

Desde que yo tengo memoria, el transporte urbano ha sido desastroso, con o sin subsidio: hay que ir sentado si es que bien le va a uno, en sillones destartalados, muchos de ellos sin respaldo, o todo de madera. Hay que pegar de gritos para que el chofer pare, pues no existe el timbre. El ayudante maltrata a los pasajeros que van parados, para que se amontonen dentro del pasillo, como salchichas empaquetadas. Se corre el peligro de un desgarre muscular pues van a toda prisa y hacen parones de golpe. Apenas le da tiempo a uno de bajar, pues lo apuran con maltratos y arrancan de prisa. A los de la tercera edad no les paran, salvo que enseñen en alto el billete de a quetzal, con lo que se indica que se va a pagar. Entonces, ¿a dónde va a dar el subsidio? ¿Para qué sirve? Yo considero que una medida sana es el prepago. Esto ayudaría a curar algunos de estos males. Se evitaría las extorsiones de los mareros, la necesidad del hacinamiento de los buses para conseguir más pasaje y posiblemente alguna otra medida para arreglar los buses.

Etiquetas: