Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Cartas

¿Es un Pacto Colectivo, una extorsión?

Fecha de publicación: 25-11-15
Por: Carlos Maldonado / DPI 1922 88989 1001
Más noticias que te pueden interesar

Mucho se ha escrito sobre los Pactos Colectivos de una manera negativa, incluso peyorativa. Sin embargo, estos no son más que convenios ganados por los trabajadores en una mesa de diálogo con las diferentes autoridades que han gobernado el país. Tanto que, los beneficios allí suscritos ya están contemplados en los presupuestos de cada entidad gubernamental que los tenga, lo cual no solo está enmarcado en ley, sino no afecta las finanzas globales del Estado.

Por lo anterior, las prerrogativas laborales, no son ilícitas ni mucho menos, peligrosas como ahora muchos escritores quieren hacerlas ver. Si algo ha hecho tambalear los presupuestos de los diferentes ministerios y otras entidades gubernamentales es la corrupción galopante que han realizado algunos altos funcionarios públicos junto a empresarios privados cuyos negocios han sido perjudiciales al Estado de los cuales la PGN ni ha denunciado ni menos, ha declarado lesivos. Tanto que hasta la comunidad internacional ha estado muy pendiente en el área de inversiones, donaciones y préstamos.

De ahí que equiparar los Pactos Colectivos con estas negociaciones y contratos lesivos no solo es erróneo sino que socava el derecho internacional al ser Guatemala suscritora de convenios a nivel internacional con el objetivo de que tanto inversionistas extranjeros como países donantes y prestatarios tenga certeza jurídica y estabilidad política al momento de arriesgar capitales o confiar en que sus donaciones o préstamos sean canalizados hacia objetivos previstos. Estándares globales como los que, en el marco del DR CAFTA, por ejemplo, asumió el país con la OIT Capítulo Guatemala y por los que la comisión gubernamental al frente de esta transición, logró aplazar para marzo de 2016, la verificación in situ por parte de la comisión revisora de la OIT.

Estimo que antes de proferir ideas contrarias a los Pactos Colectivos hay que informarse bien, para no encauzar de manera errónea a quienes quieran invertir capital, hacer préstamos o donar recursos, tanto interna como externamente, en el desarrollo del país, donde los Sindicatos juegan un papel muy positivo al ser parte del sistema de pesos y contrapesos que toda democracia moderna debe contener.

Etiquetas: