Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Cartas

Cansados de la Baldetti

Fecha de publicación: 21-11-15
Por: Luis Arroyave  / DPI 2418 36417 0401
Más noticias que te pueden interesar

La Sociedad Civil organizada ya está harta de los problemas y caprichos de Roxana Baldetti con entrar y salir de los hospitales porque padece una enfermedad crónica que se le puede llamar hipocondría y que, por supuesto, tiene una serie de sintomatología psicosomática. Esta persona es la que pasó de haber alcanzado el pleno logro, por supuesto de forma inadecuada, a una desesperación porque no puede evadir la realidad de su situación actual, para compensar semejante caída libre acude a su imaginación enfermiza, sin tomar en cuenta su razón y el enfrentamiento con la realidad, la vida “feliz”, la ostentación y el poder ya la abandonaron y este ideal ya no lo puede alcanzar, solo pellizcar migajas del mismo buscando aliados que pagan sus favores anteriores. Lamentablemente, el juez Gálvez ha sido blando y permisivo permitiendo el juego de “enferma de todo” que, con argucias legales y lloriqueos histéricos, esta señora ha logrado pasar más tiempo en los hospitales que en la prisión de mujeres donde debe estar.

Lamentable, los guatemaltecos ya estamos hartos de esta situación anómala y ridícula, es necesario que los jueces se den cuenta que hoy por hoy la gente más vulnerable de este país está sufriendo y muriendo porque los servicios hospitalarios públicos están cerrados por falta de insumos de todo tipo, crisis generada por los cabecillas señalados de corruptos del gobierno anterior, entiéndase la banda que fue dirigida por Pérez y Baldetti, y otros pillos de su equipo que en resumen desfalcaron, según señalamientos serios, más de Q4 mil millones.

Queremos justicia, y justicia es que estas personas estén donde merecen estar, sin prebendas de ninguna naturaleza, sin provocar grandes gastos al Estado y consecuentemente al pueblo de Guatemala, ya que son muchas de las muy pocas radiopatrullas con las que cuenta el Ministerio de Gobernación, más personal a turnos de 24 horas los que hoy están apostados enfrente del hospital donde permanece la Baldetti y en todos sus alrededores, cuidando supuestamente que no se escape y causando temor a la población de la colonia donde funciona este nosocomio.

No debemos quedarnos con los brazos cruzados, es necesario exigir a los juzgadores un criterio menos blando y más apegado a la realidad, aplicando la ley sin emociones ni presiones de ninguna naturaleza.

Si se sigue negociando la impunidad, o hace falta valor para enfrentar a las mafias organizadas y aún hoy penetradas en varias esferas del Gobierno, en puestos políticos y de poder capaces de meter las manos para que se den situaciones como las que hoy señalo, pagando favores o en algunos casos con la esperanza de seguir chupando la teta flaca del Estado de Guatemala, simplemente seguimos en la corrupción.

Etiquetas: