Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Cartas

El negocio de la salud

Fecha de publicación: 04-11-15
Por: César Solís Pacheco / DPI 1661 08588 0101
Más noticias que te pueden interesar

Desde siempre la salud ha sido un negocio debido a que para mantener sana a una población, se requiere de una cadena de servicios indispensables. En esta cadena participan desde hospitales, proveedores de medicamentos y materiales, empresas farmacéuticas, empresas de seguros, farmacias y por supuesto el médico que con su receta comienza el proceso.

Todos los mencionados con excepción del médico y hospitales públicos son empresas que como tal obtienen beneficios y se puede decir que algunos grandes beneficios como es el caso de las empresas farmacéuticas que a nivel mundial están catalogadas como empresas gigantescas, de jugosas ganancias a juzgar por su millonaria facturación. Si todo trabajara siguiendo reglas claras de mercadeo se podría decir que el negocio de la salud sería uno más en un sistema capitalista como en el que vivimos en Guatemala.

Pero si para realizar el “negocio” se recurre a prácticas indecentes, entonces es algo que no podemos ni debemos aceptar. Las farmacias no deberían de ofrecer de entrada el 30 por ciento de descuento en el precio de las medicinas pues esto quiere decir que el margen de ganancia lo soporta. Los gobiernos deberían de revisar las leyes y acuerdos internacionales para garantiza un mejor precio en los medicamentos que se importan. Los centros hospitalarios de seguridad social deben de contar con personal honesto para la autorización de compras. Las empresas intermediarias deberían de desaparecer, pues son las que realizan los sobornos, y por último pero no menos importante, los médicos deben de ejercer su profesión según el código deontológico no aceptando cheques por referir pacientes a tal o cual laboratorio, ni cenas ni viajes de placer por recetar un producto, ni mucho menos adecuar los tratamientos atendiendo presiones mercantilistas y no a las necesidades de los pacientes.

Etiquetas: