Viernes 21 DE Septiembre DE 2018
Cartas

Después del desastre de El Cambray II, aparece la corrupción

Fecha de publicación: 17-10-15
Por: Enrique Adolfo Contreras Marroquín / DPI 1633 31391 0101.
Más noticias que te pueden interesar

Las cosas no cambian en nuestra patria, en Prensa Libre del 15 de octubre, página 12, aparece el artículo informativo que escribe Carlos Álvarez, que define el modelo de construcción, el número de casas de 50 metros de construcción, serán 150 unidades en 7.3 manzanas de terreno, con un precio de costo de Q134 mil cada una y una inversión en urbanización de Q20 millones 105 mil. Para cualquier ciudadano que no sabe de costos en este tipo de trabajos, le podrán parecer normales las cifras citadas; para mí y para cualquier ingeniero o arquitecto honrado con experiencia en este tema, hay un sobrecosto que no entiendo cómo se justifica.

El costo de una urbanización completa, con calles asfaltadas, drenajes separativos, agua potable con pozo propio, alumbrado público, áreas verdes, planta de tratamiento de aguas negras, canchas deportivas, garita de entrada, canalización telefónica, etcétera, no pasa de Q14 mil 500 por lote, multiplicado por 150 lotes el total debería ser Q2 millones 175 mil. El costo de la casa de 50 metros con el terreno ya urbanizado de las medidas indicadas debería ser Q90 mil, por unidad y no Q134 mil. Yo, u otros contratistas estoy seguro que se comprometerían a construir por esos precios. Hablamos de costos.

Por otra parte, no entiendo cómo diseñaron, para que en 7.3 manzanas solo quepan 150 unidades de vivienda, lo normal sería que cupiera el doble.

La sociedad civil y los que manifestamos desde abril de este año contra la corrupción debemos pedir explicaciones; y oponernos al saqueo en esta solución a la crisis provocada por la misma corrupción municipal que autorizó un proyecto de vivienda en área insegura. Exijamos explicaciones públicas que especifiquen y aclaren cómo se llegó a esos números antes de iniciar los trabajos. Solo la auditoría social detiene la corrupción.

Etiquetas: