Miércoles 26 DE Junio DE 2019
Cartas

No he recibido ni un solo centavo en honorarios

Fecha de publicación: 03-10-15
Por: Ramón Cadena / Abogado Defensor de Derechos Humanos

Estimado José Rubén: Por este medio me refiero a la publicación de El Periódico del domingo pasado 27 de septiembre sección “El Peladero”, en la que se hace referencia a mi persona, en relación a la asesoría legal que brindo a las comunidades afectadas por la construcción de la Hidroeléctrica Chixoy. Me extrañó mucho, ya que es una vulgar mentira; al estimar cuál será la cantidad que recibiré de honorarios profesionales por tal asesoría, tu periódico pretende afectar mi imagen como defensor de derechos humanos. El chisme no solo es una falsedad absoluta, sino que lleva la mala intención de afectar la función que yo cumplo a diario y como consecuencia, la que realizan todas y todos los defensores de derechos humanos en Guatemala.

No es la primera vez que El Periódico publica algo que trata de afectar la imagen de un abogado defensor de derechos humanos; sin ir muy lejos, la semana pasada, precisamente un columnista de El Periódico, en su típica actitud agresiva y violenta, profirió ataques a mi persona y en contra de Miguel Moerth, abogado que goza de todo el reconocimiento del Movimiento de Derechos Humanos. Te recordarás que hace tan sólo algunas semanas, invitado por el Colegio de Abogados, estuve en el acto por medio del cual dicho Colegio te rindió un homenaje por la labor periodística que has realizado. Escuché atentamente tu discurso; lamentablemente, al permitir que en tu diario se publiquen comentarios de esta naturaleza, estás negando tu predicado a favor de la tolerancia y la paz y le restas credibilidad a tu labor como periodista.

En lo que respecta a la afirmación aparecida en la sección de “El Peladero” en contra de mi persona, puedo decirte que el caso Chixoy lleva muchos años de negociación; en la época reciente, hemos negociado con cuatro gobiernos diferentes. Después de diez años de esfuerzo de las comunidades afectadas por la construcción de dicha represa, el gobierno anterior firmó un plan de Reparación de Daños y Perjuicios, en el que entre reparaciones individuales y colectivas, se comprometió a pagarles un total de 1,200 millones de quetzales. Hasta la fecha, tanto el gobierno anterior como el actual, han incumplido y no se ha hecho justicia.

En efecto, durante todo el gobierno actual, hemos tenido que luchar para que las autoridades inicien la reparación. Hasta el día de hoy, las comunidades no han recibido absolutamente ni un centavo. Se les sigue causando un daño severo y el caso sigue en total impunidad. Por nuestra parte, las y los asesores de las comunidades, durante más de diez años de trabajo, nunca hemos recibido ni un solo centavo en honorarios. Las actividades las hacemos y seguiremos haciendo, absolutamente “pro bono” o “ad-honorem”. O sea que quienquiera que haya sido la fuente de El Peladero, más que querer informar sobre el estado del caso Chixoy, pretendió, con una mentira, proferir un comentario venenoso en mi contra y afectar a todo el Movimiento de Derechos Humanos.

 De mi parte, trataré de difundir lo más ampliamente este texto entre miembros de la Comunidad Internacional, organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales y todas aquellas personas interesadas en nuestro trabajo. Sin embargo, espero que siguiendo las reglas de un periodismo democrático y veraz, se publique el próximo domingo esta carta en la sección de El Peladero, en el mismo lugar en el que se profirió la mentira en mi contra. Creo que tu periódico me debería ofrecer disculpas públicas, por haber publicado un vil chisme en mi contra, que pretende con mala fe, afectar mi labor como defensor de derechos humanos.