Lunes 24 DE Septiembre DE 2018
Cartas

Qué mal ejemplo de conducta

Fecha de publicación: 19-09-15
Por: Jorge Mario Santos Arana / DPI 1958 32728 0115
Más noticias que te pueden interesar

Qué triste y qué criticable, el circo que los flamantes diputados, nos regalaron como una función de payasos, en el congrueso de la república, se lucieron y se hizo gala, una vez más, de un mal ejemplo para la población.

Los irresponsables y desprestigiados diputados, hicieron gala de su tachable conducta, de su irresponsabilidad, de su indisciplina, de su falta de respeto y de todo lo que usted como buen lector, puede agregarle a estos justos, adecuados y merecidos calificativos, pues, en sesión “solemne” mientras se elegía Vicepresidente de la República, se invitaba a votar, se daban instrucciones, se daba lectura a documentos propios de una sesión de “trabajo” estos, malos, insolentes y desprestigiados empleados de nuestra patria, platicaban, bromeaban, comían, se paraban, se salieron del Hemiciclo, haciendo gala de un “pésimo” comportamiento en una sesión importante para elegir al vicemandatario, ahora que todo está cambiando, por ayuda de “Dios”, por conciencia ciudadana y por decisión de la sociedad guatemalteca, que al fin, está despertando y que ahora exige y exigirá mejor trato por parte de las autoridades.

Con qué solvencia, estos monigotes, pueden sugerir o pedir a sus hijos y a la juventud en general, que su comportamiento sea de respeto y de buena conducta (¿?) cuando la ley entra por casa y se debe predicar con el ejemplo.

El miércoles, para los que observamos esa reunión de indisciplinados e irrespetuosos, que han dado por llamar, sesión de trabajo, nos pudimos dar cuenta, deduciendo de ese comportamiento indeseable de estos, que se les llama diputados, que llegan al Congreso, a divertirse, a pasar el rato que por el jugoso salario que, inmerecidamente, les pagamos, llegan porque en su casa no se la pasan bien.

Qué desgracia, que nuestra sufrida patria, tenga en su seno y en un organismo que debería ser ejemplo, a “gente” como esta, llegándose a creer, que son más respetuosos y mejor disciplinados los albañiles de quien, por tradición se dice lo contrario y que más que grupo de gente de tacuche, sean miembros de una fauna sin conquistar.

Etiquetas: