Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Cartas

Antes reformas, luego elecciones

Fernando Brolo Fumagalli / A1 453,800

 

Fecha de publicación: 31-07-15
Más noticias que te pueden interesar

“Aunque para muchos son secreto a voces los escalofriantes actos de corrupción que por décadas hemos sospechado, al fin se están destapando tantas sinvergüenzadas e injusticias a las que hemos sido sometidos, por un grupúsculo de gentuza vulgar y sin escrúpulos, que se ha valido de la politiquería para amasar millones para sus cuentas personales.Para estos despreciables y funestos personajes es una lotería alcanzar el poder, o mantenerse muy cerca de él, para lograr apetitosos desfalcos contra el Estado, a los mañosos no solo los encontramos, por montones, en los desgobiernos de turno, tambien dentro de muchos empresarios y líderes sindicales. Hay que demostrarles nuestro desprecio, y señalarlos, cuando nos los encontremos en lugares públicos.

 

Por todos lados estamos amolados. Ya no hay credibilidad, menos confianza. Sobrevivimos en un Estado fallido, en el cual únicamente los gánsteres y delincuentes logran convertirse cada cuatro años en nuevos y potentados ricos. No hay espacio, menos oportunidades, para quienes todavía es importante la honorabilidad y buenas costumbres. Resulta un cinismo convocarnos a elecciones para el proximo 6 de septiembre, cuando está demostrado que la mayoría de candidatos representa un lastre social, y deberían estar enjaulados de por vida por las innumerables barbaridades que han cometido contra este ultrajado pueblo. No podemos permitir se continúe con la misma escoria social si verdaderamente añoramos un mejor y tranquilo país.

 

Antes de invertir esos millones que tanta falta hacen para unas elecciones sin sentido, hay que limpiar la mesa, y modificar la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Eso si, no por los mismos, imperativo por compatriotas capaces, honrados, y con sentido comun. De lo contrario, muchos votaremos nulo para manifestar nuestro rechazo y desprecio contra quienes han mantenido secuestrado el sistema. Aunque soy de los que no simpatizan, la CICIG se vaya a mantener toda una eternidad en nuestro territorio, en este momento primordial la apoyamos e instamos a que continúe detrás de tanta basura. ¿Y dónde está, en estos momentos críticos, nuestro “valiente” y “transparente” Ejército nacional? ¡No deseamos asumir esté alineado con el mejor postor!

Etiquetas: