Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Cartas

Aclaración

Fecha de publicación: 24-07-15
Por: Rodrigo José Lainfiesta Rímola
Más noticias que te pueden interesar

Después de unos largos 15 años de ser acosado y hostigado falsamente por Jose Rubén Zamora y sus secuaces periodistas de elPeriódico, había tomado la decisión de permanecer callado. Durante ese tiempo, he mandado más o menos unas cinco notas aclarando sus publicaciones y ninguna ha sido publicada. A raíz de la asquerosa publicación que hacen hoy en elPeladero donde mencionan mi nombre, me veo en la necesidad de abrir esta página de Facebook para poder exponer mi punto de vista y aclarar las cosas. Había pensado a convocar a una marcha (jajajaja) pero la verdad no tengo tiempo y salen muy caras. Y creo realmente que “a todo coche le llega su sábado”. Me permito aclarar su acusación de la sección “el chirmolero”, del día 19 de julio del 2015, la cual se dedica única y exclusivamente a denigrar personas, acusar falsamente, aprovechándose de ciertas verdades y enredarlos con una sarta de mentiras.

 

1.     “Testaferro”

 

Le aclaro Zamora que yo no soy testaferro de nadie. Todo lo que tengo es mío, y me pertenece por mi trabajo y por mi esfuerzo. No represento intereses de nadie. Así que usted piensa que soy testaferro de alguien se equivoca.

 

2. “Con asientos”:

 

Entiéndase, en nuestro caló guatemalteco, como “chorrío” o “cagazón”… Tengo 43 años, y nunca le he tenido miedo a nada y a nadie. A pesar de haber estado un año en el bote injustamente, NUNCA tuve miedo. He sido acusado, y nunca he tenido miedo. Entonces Zamora le aclaro, que no le tengo miedo a usted ni a nadie. Solo temo a Dios.

 

3. “Lavandero del narcotráfico y de la corrupción gubernamental”:

 

Como le expuse en el punto 1, mi trabajo es honesto dedicado y transparente. Si usted tiene pruebas, de lo que aquí se asevera, lo invito a que presente denuncia ante el MP, porque creo que les servirían de mucho las pruebas para poder sustentar estas falsas acusaciones. También creo que sería delito que usted, o cualquier periodista de los que cobardemente trabajan en su medio publicando cosas anónimas (creo que los que tienen asientos porque no dan la cara y firman anónimo son otros), no denunciaran los ilícitos de los cuales usted me acusa en esta publicación.

 

4. “Se mueve como pez en las aguas negras y obscuras del inframundo criminal”:

 

Toda mi vida he actuado de frente y como un varón, como el verdadero hombre que soy, y mis padres me enseñaron a ser. He reconocido mis errores y pagado por mis faltas. Soy responsable de mis actos, y nunca he huido de mis responsabilidades. Si una persona es clara, transparente, y correcta en su actuar y su pensar, y congruente en sus principios, soy yo, señor Zamora. Así que no me venga a decir “pez que nada en aguas obscuras” porque me consta que el fafero que recibe fafas en dólares por no publicar a personajes de gobierno, es usted, (¿no sé si ya se le olvidó que me mandó a pedir US$50 mil para dejarme de sacar en su medio y le dije que no? Cuando quiera públicamente se lo recuerdo).

 

5. Jamás he sido ejecutivo de Armando Llort, ni de nadie, Toda mi vida he trabajado por mis propios medios. Nunca he tenido un jefe.

 

6. “Quien por cierto reclutó al Chino Jarquín”:

 

Le aclaro, Zamora, y compañía que no conozco al señor Jarquín.

 

7. “Ha sido visto en sus propiedades de Izabal y Sarstún un tanto nervioso”

 

No tengo ninguna propiedad en Sarstún, y ni siquiera conozco. Le recuerdo que ni siquiera estando preso, en condiciones como animal, condiciones deplorables para el ser humano, apartado de mis seres queridos, comiendo mierda, me puse nervioso. O sea que cuando usted dice que “Me vieron un tanto nervioso”, le mintieron.

 

8. “Testaferro de colección”

 

Ya se lo aclaré en el punto 1.

 

9. “Presumiendo de ser protegido e intocable durante el actual gobierno”:

 

Se nota, señor Zamora, que no me conoce, ni sabe quién soy, que escribe por escribir, por llenar espacios y hacer más grandes sus secciones.  Si de algo estoy orgulloso yo, y se lo pueden confirmar las personas que me conocen, es de ser una persona humilde.

 

10. “Siente que cada día respiran más fuerte y más cerca en su sudorosa nuca”:

Son usted, Zamora, y sus periodistas, unos verdaderos PATANES, IRRESPETUOSOS, CHIRMOLEROS. Este artículo le salió como que es un poema, se nota la maldad y la inspiración con la cual fue hecha. Le aconsejo que se detenga un momento y analice su propia vida y su actuar, enmiende sus errores, y me deje de chingar. Todo en esta vida tiene un límite y usted hace mucho tiempo los ha rebasado conmigo, el día que quiera, podemos debatir públicamente, y le aclaro en su cara, cualquier duda que usted tenga. Lo invito a que sea hombre, y no un cobarde que se esconde detrás de una pluma, para aclarar de una vez por todas, esta situación.

 

Cuando el río suena…

 

Durante años han criticado elPeladero, pero en los últimos meses progresivamente le han venido dando la razón los destapes penales de la CICIG/MP. En todo caso, cuando nos hemos equivocado, lo admitimos y con humildad pedimos disculpas.

 

En el caso del señor Lainfiesta no nos hemos equivocado. Es más, el propio Peladero y las investigaciones periodísticas de elPeriódico se han quedado cortas. Ahora, para fortuna de los lectores, el último Peladero motivó al señor Lainfiesta a que nos presente, de propia mano, detalles de su personalidad. Lo admito, es un buen retrato hablado.

 

En Guatemala, se suele decir que cuando el río truena es porque piedras lleva. En este caso, más que piedras, el río lleva verdaderos tetuntes. elPeladero no ha hecho más que limitarse a cuidar la reputación que el señor Lainfiesta se ha labrado con tanta dedicación durante su vida adulta.

 

En cuanto a mí, acuso de recibo su amenaza evidente, la cual, por cierto, me tiene sin cuidado, no obstante, que Lainfiesta expresa que el presidente Pérez Molina le prodiga amor de hijo putativo y que goza de su protección, además que el individuo tiene formidables vasos comunicantes con peligrosas redes y estructuras criminales bajo el lente acucioso de la CICIG/MP y agencias internacionales de seguridad.

 

Jose Rubén Zamora.

Etiquetas: