Viernes 14 DE Agosto DE 2020
Acción

Mateo Flores: “Fue algo increíble”

Doroteo Guamuch Flores murió el 11 de agosto de 2011 cuando tenía 89 años, pero en varias entrevistas se mostró orgulloso de haber conseguido el importante logro en Boston, el cual calificó de “increíble e inolvidable”.

 

 

Fecha de publicación: 18-04-20

El histórico atleta nacional, Doroteo Guamuch Flores, dijo en varias entrevistas algo que muy pocas personas saben, luego de recordar que su primera experiencia en Boston en 1947 no fue nada halagadora, ya que no pudo brillar junto a sus compañeros Ovidio Barillas y Guillermo Rojas.

“Yo ya había tenido la oportunidad de participar en otras carreras de Centro América y del Caribe, por lo que se efectuó una eliminatoria de 35 kilómetros para seleccionar a los tres guatemaltecos que iban a ir a Boston en 1947 y pude cronometrar dos horas y dos minutos, mientras que mis compañeros también registraron un buen tiempo que nos permitió clasificar a la carrera”, declaró en su momento.

“Era la primera vez que corríamos los 42 kilómetros y el único que los aguantó fue Ovidio Barillas. Aunque no pude sobresalir, esa carrera para mí fue una lección, ya que me permitió conocer el trayecto de la Maratón de Boston y prepararme de una mejor forma para una próxima oportunidad, lo cual me permitió posteriormente ganar en 1952 cuando ya fui más preparado”, añadió.

Logro impresionante
Don Mateo recordaba en cada entrevista, sin inmutarse, la hazaña que logró en Boston con unos nervios de acero que lo hicieron una persona y un atleta muy especial.
“Los guatemaltecos no éramos favoritos para ganar, pero conforme fue pasando la carrera tomamos la delantera junto a mi compañero Luis Velásquez y un estadounidense. Luis se fue rezagando y pensé que luego me alcanzaría y eso no me preocupaba, por lo que solo decidí seguir con mi paso rumbo a la meta”, declaró en varias ocasiones.

Pero a pocos metros de la meta, Don Mateo recordaba que sintió algunas dudas de poder ganar. “Había una cumbre antes de la meta y creí que iba a fracasar ya que fue muy fuerte y perdí ritmo, pero yo me dije que no podía fracasar porque ya había dominado toda la competencia, por lo que volví a tomar aire y retomé mi paso hasta llegar primero a la meta”.

“Me contaron que en la meta un periodista decía que un guatemalteco estaba encabezando la competencia y otros decían que eso no era posible, ya que nadie lo creía pero afortunadamente pude ganar ante la sorpresa de todos”, añadió en su momento.

Triunfo impensado

Doroteo recordaba que ni en Boston ni en nuestro país nadie se podía imaginar que un guatemalteco ganaría la exigente maratón. “Guatemala ni soñaba que se pudiera ganar un primer lugar pero se logró. Me llenó de mucha satisfacción ya que fui el primer latinoamericano y centroamericano que ganaba esa competencia”, comentó.

Don Mateo recordaba con nostalgia y satisfacción el recibimiento que le dieron las personas y las autoridades cuando retornó a Guatemala. “Fue increíble”, sentenció en sus comparencias con la prensa.

“El estadio nacional fue inaugurado como el estadio olímpico de la Revolución en 1950, pero dos años más tarde luego del triunfo que obtuve en Boston las autoridades pidieron que se cambiara el nombre a Mateo Flores y lo autorizaron”, rememoraba con su característica humildad.

Doroteo dijo que aunque ya corría maratones, el fútbol le apasionaba mucho. “El fútbol siempre estuvo ligado a mi vida. Desde niño me gustó el fútbol. Jugué por muchos años en distintos lugares. Recuerdo que siempre corría hasta 42 kilómetros y luego iba a jugar un partido de fútbol”, declaraba con sorprendente naturalidad.

Invitado especial
Luego del espectacular triunfo en la maratón de Boston, Doroteo fue invitado de forma especial por los organizadores del evento en varias oportunidades y en 2005 estuvo presente junto a otros campeones de la carrera, quienes recibieron un homenaje especial.