Domingo 5 DE Abril DE 2020
Acción

¡Fuera sombreros!; Comunicaciones brilló

Comunicaciones jugó para vencer al América en el estadio Azteca, y le ganaba con meritoria eficacia; hasta que la expulsión de Allan Yanez cambió el partido…

 

Fecha de publicación: 27-02-20
Por: Félix Mencos

Los jugadores del América de México no son extraterrestres; y a los de Comunicaciones no les temblaron las piernas en el estadio Azteca: el equipo blanco chapín (el miércoles por la noche vestían de guinda) le ganaba al “fastuoso” equipo crema mexicano hasta el minuto 67, y tras desarticularlo tácticamente tomaba absoluto control del partido…

En ese momento, sin embargo, vino la expulsión de Allen Yanes, por una verdadera inocentada, la falta artera sobre Sebastián Córdova (aunque no se le puede reprochar nada al joven lateral nacional, porque hizo un impecable partido de ida, y cumplía otra actuación excepcional en el de vuelta) y el partido ya fue otro…

Con un jugador menos Comunicaciones debió replegarse a su campo defensivo, después de que ya jugaba cómodamente en terreno del cuadro mexicano. El América se abalanzó en busca del empate, tras verse muy mal dentro del campo. Y el juez central costarricense, Henry Bejarano, se inventó (es un criterio muy nuestro) un penal “que tranquilamente pudo dejar pasar” para balancear el cobrado en el gol definido por Agustín Herrera, y América empató, para nosotros, injustamente…

“El Tin” Agustín Herrera falló su cobro en la definición por tiros desde el punto del penal, y Comunicaciones quedó fuera de la Liga de Campeones de Concacaf ¡pero después de realizar un meritorio trabajo futbolístico!

Y los albos guatemaltecos, sinceramente lo decimos, merecían ganar. Porque trabajaron ¡muy eficientemente! para hacerlo…

Un planteo táctico brillante

Ciertamente, Comunicaciones jugó el partido para ganarlo. Y lo ganaba hasta ese fatídico minuto 67.

Con un planteamiento táctico muy similar al de juego de ida, un 4-3-3 excepcionalmente desarrollado, los albos chapines expusieron un factor nuevo: la espera en bloque granítico ya no desde su propio terreno defensivo, sino desde tres cuartos de campo mexicano…

Y hacer eso plantea un dilema, porque se dejan muchos espacios a las espaldas defensivas. Pero este fue resuelto mediante un inteligente recurso: adelantar la defensa hasta pegarla a la línea de volantes (en donde hubo otro excepcional trabajo de Rodrigo Arias, Alejandro Galindo y ahora también Jorge Aparicio para tapar lagunas de espacio), y a los delanteros, Adrián Lezcano (brillante), Agustín Herrera (nervioso, ansioso y sin fuerza en las piernas ¿habrá dormido bien por la tensión previa al partido?) y Jostin Daly (potente), para formar un ¡eficientisimo! bloque de juego.

Comunicaciones logró dos cosas cosas con eso, alejar a América del área defendida primero por un incomensurable “Chepo” José Calderón (lo que evitaba la posibilidad de un gol tempranero), y después desarmar el excepcional andamiaje de circulación de balón de los cremas mexicanos.

La consigna para Saravia, Aparicio y Galindo era no dejar levantar nunca esos pelotazos a los volantes americanistas…

Y los albos guatemaltecos, después de aquello, tambien atacaron. Con alguna imprecisión en los pases, pero con llegadas evidentes: un descuido de Daly, que se dejó robar el balón cuando el arquero Oscar Jiménez se lo había dejado en los pies; otro descuido del “Tin” Herrera al rematar a piernas defensivas una excepcional asistencia; el tiro del mismo Jostin Daly al ángulo superior izquierdo, levemente desviado después de hacer un sensacional recorte desde la izquierda al centro…

Y la máxima de la noche, el remate del “Tin” Herrera al minuto 47 que se estrelló en los pies de Jiménez cuando estaba sólo, sólo, sólo…

Un América ¿mejor?

Los cremas mexicanos tuvieron ahora una diferencia en su ofensiva, un Sebastián Córdova más suelto en ataque por la izquierda, con una dinámica mayor a la del primer juego en Guatemala, y la claridad y movilidad por todos los sectores del ataque de Giovanni Dos Santos.

Además de la inmensa generación de juego ofensivo ya vista en la ida de Richard Sánchez (enlace ofensivo) y el brillante contención argentino Santiago Cáseres.

Por eso América creó muchas oportunidades de gol en el primer tiempo; pero no concretó ninguna. Primero por otra actuación notable del “Chepo” Calderón, y después porque a Comunicaciones lo salvaron los postes en tres ocasiones.

Pero de nuevo, como en el partido de ida, el plantemiento crema fue raleando poco a poco ese ataque.

Y en el segundo tiempo, con un América cada vez más desarticulado, el equipo guatemalteco pasó a atacar, y a controlar el partido. Hasta llegar el gol en el penal cobrado por Agustín Herrera al minuto 59…

Como para que entendamos que el fútbol guatemalteco, bien orientado en su preparación y finalmente en su planificación y desarrollo táctico de los partidos, puede competir a niveles más altos…

Razones para una derrota

-El libreto bien elaborado y desarrollado por Comunicaciones, por su cuerpo técnico en pleno (repetimos, creemos que con una evidente participación del director deportivo Julio César González, junto al coherente técnico Mauricio Tapia) para ganar el partido se rompió por dos factores. La expulsión de Allen Yanez, por una inocentada cuando los blancos, con un gol de ventaja, pasaban a controlar el partido.

-Y por el marcaje de penal, cuestionado por este “analista”, que permitió al defensor argentino Emanuel Aguilera, empatar el partido.

-El cobro de Agustín Herrera en la definición por tiros desde el punto de penal ya es otra historia: “el Tin”, afectado por la ansiedad a lo largo de todo el partido, pero con un muy sacrificado esfuerzo en el mismo, quiso asegurar su ejecución esquinando su disparo, y el arquero Oscar Jiménez, por primera vez para los dos arqueros en la noche, adivinó la dirección del cobro. Y el “Tin”, hidalgamente, se lamentó de su fallo pensando nada más en que le había fallado a sus compañeros…

-Por lo demas, Comunicaciones llevó el partido a donde quiso: a desarticular primero al América, a atacarlo y anotarle después, y hasta a poder aumentar el marcador: Rodrigo Arias pudo hacer el segundo si no vuela su disparo al minuto 71, tras gran contragolpe gestado por Alejandro Galindo. Y aún Agustín Herrera tuvo otra oportunidad al 80, tapada por Jiménez…

-Una conclusión final: Comunicaciones demostró, como ya lo exhibe el nivel de competividad y paridad de los torneos de nuestra bisoña Liga Nacional, con ritmos de juego y trabajos tácticos a veces muy llamativos, que nuestro fútbol puede estar en una etapa de recuperación después de un retroceso prolongado… Si somos coherentes, ¡podemos competir a niveles más altos!