Domingo 19 DE Enero DE 2020
Acción

Paternidad escarlata

Municipal venció esta noche 3-1 a Comunicaciones y sumó 12 juegos sin perder ante los blancos, una racha que está por cumplir 3 años.

Fecha de publicación: 03-04-19
Por: Redacción Deportes

Apenas en seis minutos, los rojos ya tenían una ventaja de 2 goles y el juego estaba sentenciado.

Nada más se acomodaban los espectadores cremas en las tribunas del estadio Doroteo Guamuch Flores para observar el clásico 305, juego retrasado de la fecha 11 del torneo Clausura del fútbol nacional, cuando el daño carmesí estaba hecho en la portería blanca.

Dormidos

Los defensores cremas parecieron entrar dormidos al terreno de juego. Apenas a los 4 minutos de acción, un gran desborde de Carlos Alvarado le permitió realizar un centro preciso para el cabezazo de Jonathan Hansen, quien puso la pelota lejos del alcance del arquero Javier Irazún.

Y solo dos minutos después, Rubén Morales midió mal un cierre y para colmo se resbaló, dejando bien perfilado a John Méndez, quien con un zurdazo tomó mal parado a Irazún para poner el 2-0 en el marcador.

La defensa crema no terminaba de asentarse en el terreno de juego, sus errores de marca y ubicación eran demasiado grandes, hasta que a los 24 minutos, otra mala jugada de Rubén Morales lo hizo cometer una clara falta en el interior del área, la cual fue señalada como penal en forma inmediata por el juez Óscar Reyna.

Al cobro del tiro de castigo llegó Orlando Moreira quien fusiló al arquero crema para elevar al marcador la goleada de 3-0 de los rojos sobre un cuadro blanco que no entendía lo que sucedía.

Un gol de Jorge Vargas a los 26 minutos hizo que Comunicaciones acortara distancias y que de cierto modo, la afición blanca se atreviera a soñar en que podría ser el punto de partida para la recuperación de su fútbol y buscar el rescate del partido.

Nada de nada…

Aunque tuvo la pelota en buena parte del segundo tiempo, Comunicaciones volvió a naufragar…

Como casi nunca se había visto antes, el duelo permitió observar las diferencias entre las direcciones técnicas de ambos equipos.

Un cuadro crema que naufraga sin un verdadero orientador en el banco, porque William Coito sigue sin ser un entrenador a la altura de Comunicaciones, se quedó sin atinar a descifrar el planteamiento coherente de Horacio Cordero, quien volvió a demostrar toda su experiencia para dirigir partidos cruciales.

El cuadro crema lució desorientado, no tuvo ideas para generar fútbol y terminó tirando pelotazos hacia el área roja, en donde se encontró con una zaga bien ordenada y dispuesta a no dejar pasar nada.

El triunfo refresca a un cuadro rojo que se da cuenta que puede aspirar a grandes cosas para la fase final, mientras que a los albos los deja con mucha incertidumbre porque nadie sabe realmente cuál es la verdadera identidad de este equipo mal dirigido y, por ende, débil en la mayoría de sus líneas cuando le toca enfrentar duelos cruciales.