Domingo 19 DE Agosto DE 2018
Acción

Atlético de Madrid, por la tercera copa

El Atlético de Madrid intentará conquistar la tercera Europa League de su historia, el miércoles en Lyon (12:45 horas de Guatemala), frente a un Marsella que llega a la final con hambre de títulos y con la sensación de estar ante una ocasión histórica.

 

Fecha de publicación: 15-05-18
Por: AFP
Más noticias que te pueden interesar

 

En la última década, el Atlético ha sido una presencia habitual en las finales europeas, siempre en años pares, ganando dos Europa League (2010, 2012) y cayendo por muy poco en las finales de la Liga de Campeones en 2014 y 2016, en ambos casos ante el Real Madrid.

Gran nivel

Eso ha dado un estatus continental actualmente a los españoles que no tiene el Marsella, que afrontará la quinta final de su historia en las competiciones europeas.

El Marsella ganó en 1993 la Liga de Campeones, la joya de la corona, que es la gran asignatura pendiente del Atlético, pero en la Europa League el club francés cayó en las dos finales anteriores que disputó, en 1999 y 2004, cuando el torneo se conocía todavía por su anterior denominación, Copa de la UEFA. Francia nunca ganó esta competición en el pasado.

Pero más allá de los datos históricos, el Atlético y el Marsella se juegan en este partido su temporada.

Para el Atlético, que tiene muy cerca el subcampeonato en la Liga española y que ya tiene un billete para la próxima Liga de Campeones, sería la ocasión de terminar a lo grande un curso marcado en el principio por su mal papel en la fase de grupos de la Champions, donde fue superado por Roma y Chelsea, lo que le eliminó del gran torneo europeo y le hizo pasar a disputar la Europa League desde los dieciseisavos de final.

En el caso del Marsella, cuarto en la Ligue 1 francesa a una jornada para el final, su objetivo de ganar un pasaje a la próxima Liga de Campeones está en el aire ya que necesita acabar dentro del podio y está a un punto del tercero, el Lyon, con lo cual no depende de sí mismo. Ganar la Europa League le permitiría clasificarse automáticamente para la Liga de Campeones y afrontar la última jornada francesa sin dramatismo.

Simeone, suspendido

“El Atlético tiene más experiencia, pero todo se juega a un partido y todo parece más posible”, declaró el entrenador de los franceses, Rudi Garcia, en la conferencia de prensa de la víspera del partido.

En los días previos a la final, al Marsella le surgieron varias dudas por lesiones de jugadores (Dimitri Payet, Bouna Sarr, Rolando, Konstantinos Mitroglou), pero en todos los casos los mensajes fueron tranquilizadores este martes.

En el Atlético de Madrid, la principal baja estará en el banquillo, con Diego Simeone suspendido por su expulsión en las semifinales ante el Arsenal. Su ayudante y hombre de confianza, Germán ‘Mono’ Burgos, será su sustituto, como en la vuelta de las ‘semis’ ante el Arsenal en el Metropolitano.

“Cada minuto que pasa, las emociones van creciendo. Los jugadores están bien y es el momento de darles tranquilidad, que la experiencia que tenemos sirva para desarrollarnos de la mejor manera. Hay que entregarse con el corazón”, comentó Simeone ayer.

Sin éxito
La Europa League/Copa de la UEFA ha sido hasta ahora un torneo maldito para el fútbol francés, que hasta ahora perdió siempre que intentó levantar este trofeo, que buscará con el Marsella hoy en la final ante el Atlético de Madrid.

Es el único gran trofeo europeo que le falta al país galo, que ganó la Liga de Campeones en 1993 con el Marsella, que se impuso 1-0 entonces al Milan en la final del Olympiastadion de Múnich.

Fue la única final ganada de las seis que han disputado sus representantes en el máximo torneo europeo.

En la Recopa de Europa, el París Saint-Germain dio a Francia el único título de su historia en ese torneo, superando en 1996 en la final de Bruselas al Rapid de Viena austríaco, tres años antes de que esa competición dejara de disputarse.

En la Copa de la UEFA/Europa League, Francia ha tropezado siempre hasta el momento.

En dos ocasiones antes de la de este miércoles jugó con el Marsella finales del torneo, cuando se conocía como Copa de la UEFA, con derrota en ambos casos.

La primera de ellas fue en 1999 contra el Parma de Hernán Crespo, con el que perdió 3-0 en el estadio Luzhniki de Moscú. Cinco años más tarde, en 2004, el Olympique de Marsella regresaba a la final en esta competición y entonces cayó 2-0 contra el Valencia, que entrenaba Rafael Benítez, en Gotemburgo (Suecia).