Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Acción

Argentina se juega su última carta

A la Argentina de Lionel Messi, a quien le falta conquistar un trofeo con la albiceleste mayor, solo le queda tomar altura este martes en Quito y rezar para vencer a Ecuador y no quedar fuera de un Mundial por primera vez desde México-1970.

Fecha de publicación: 09-10-17
Por: AFP
Más noticias que te pueden interesar

La albiceleste, dos veces monarca mundial (1978 y 1986), está obligada a triunfar en los 2.850 metros de altitud de Quito para exhalar un suspiro de alivio y suplicar que otros resultados le ayuden para sellar pasaporte directamente a Rusia-2018.

Agonía

El repechaje como quinto de Sudamérica, contra Nueva Zelanda, prolongará la agonía de Argentina, cuyo último título internacional que conquistó fue en la Copa América de 1993.

El equipo de Messi, uno de los mejores jugadores del mundo, de Javier Mascherano, de Paulo Dybala y otras figuras, quedó expuesto a la eliminación al igualar 0-0 con Perú el pasado jueves en Buenos Aires, y descender al sexto lugar (25 puntos).

Y lo que le queda por hacer es lo más difícil: ganar a Ecuador, que si bien está eliminado (octavo con 20 puntos) quiere salvar el honor en su fortín de Quito, en el que el local suma tres victorias, dos empates y un revés en la historia de partidos entre ambos países.

Con la cosecha de puntos más baja desde que el clasificatorio sudamericano se disputa mediante el sistema de todos contra todos (para el torneo de 1998), la escuadra del timonel Jorge Sampaoli llegó el domingo al puerto de Guayaquil (suroeste) y sin hacer bulla se concentró en un exclusivo hotel.

Tan solo un centenar de hinchas ecuatorianos recibió a los albicelestes, quienes nuevamente evitaron dar declaraciones a la prensa y tienen previsto subir a la altura de Quito hoy, pocas horas antes del partido clave para sus aspiraciones, que se jugará a partir de las 17:30 horas de Guatemala.

“Anemia ofensiva”

La estrategia de Sampaoli, que en 2010 dirigió al guayaquileño Emelec para convertirlo en subcampeón nacional, es evitar los asfixiantes y agotadores efectos de la altitud, aliada de la tricolor y que le permitiera obtener la visa para las ediciones de 2002, 2006 y 2014.

Tras el infortunado empate con Perú, Sampaoli se declaró “esperanzado y muy confiado” en que su plantel estará en Rusia-2018 para sumar 17 participaciones mundialistas y Messi, que aún no levanta la Copa, su cuarta en línea.

Añadió que “si estamos como hoy no tengo dudas que Argentina va al Mundial”.

Pero la situación es otra cuando Argentina nunca pudo mantenerse arriba y tuvo tres técnicos en la carrera para el ecuménico, incluyendo a Gerardo Martino y Edgardo Bauza.

La albiceleste sufre de una “anemia ofensiva” que “debe ser producto de esa ansiedad” de los jugadores por anidar el balón dijeron varios expertos ayer.

Argentina ha convertido 16 goles, 22 menos que el líder Brasil (por ahora el único clasificado y con 38 puntos) y 2 más que Bolivia (el menos productivo con 14 unidades).

El choque Ecuador-Argentina se disputará en el estadio Olímpico Atahualpa de Quito y será arbitrado por los brasileños Anderson Daronco (central), Alessandro Rocha y Fabricio Vilarinho.

Un argentino, ¿el verdugo?
Al argentino Jorge Célico, el desconocido DT de Ecuador, no le inquieta la posibilidad de pasar hoy a la historia del fútbol como verdugo de su propio país.

“La vida te pone en situaciones que uno nunca se imaginó. Tomo esto con mucho profesionalismo, hoy me toca defender como entrenador la camiseta de Ecuador”, declaró ayer a una televisión de Buenos Aires este porteño de 53 años.

Célico, hasta hace poco encargado de las divisiones inferiores de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), tomó las riendas del combinado andino a solo dos fechas de terminar la clasificatoria sudamericana al Mundial de Rusia-2018, en remplazo del destituido Gustavo Quinteros, argentino nacionalizado boliviano.

El azar quiso que este martes se vea obligado a salvar el honor de la eliminada ‘tricolor’ en el camino a Rusia a costa de dejar fuera del mundial a la estelar Argentina de Lionel Messi por primera vez desde 1970.

Célico, exjugador en divisiones inferiores del Huracán argentino, advirtió sin embargo que “si Argentina no llega al Mundial no será pura y exclusivamente por el partido de mañana sino por un cúmulo de errores que no le permitieron clasificar”.

Argentina está sexta en la tabla. Si el martes pierde o empata en el Olímpico Atahualpa de Quito aún puede lograr la clasificación en un repechaje, aunque depende de otros resultados.

Messi sufre

Leo Messi se arriesga a no estar en el Mundial de Rusia-2018, pero otros grandes jugadores de fútbol también sufrieron esta pesadilla en el pasado.

Di Stéfano, el maldito

Nacionalizado español, Alfredo Di Stéfano se pone la camiseta de la selección a finales de enero de 1957. Antes, el jugador, de origen argentino, no había jugado ninguna Copa del Mundo porque la Albiceleste había boicoteado las ediciones de 1950 y 1954.

Eusebio, el golpe

Portugal no se clasificó para el Mundial de 1970. Fue un golpe para Eusebio, Balón de Oro en 1965 y estrella del Mundial de 1966 del fue el mejor goleador con 9 goles (Portugal 3º). Habilidoso con la cabeza y los pies, la ‘Pantera negra’ también había ganado la Copa de Europa con el Benfica en 1962.

Moore, otro caso

Capitán campeón el mundo con Inglaterra en 1966, Bobby Moore quiere al final de su carrera jugar un último mundial en 1974 en la Alemania Occidental, pero los ingleses sólo ganaron un partido y acaban segundos por detrás de Polonia y quedaron eliminados.

Cruyff, un fusil en la sien

Leyenda del fútbol, Johan Cruyff no ganó nunca la Copa del Mundo: tras perder la final de 1974 frente a la República Federal de Alemania, no quiso jugar en Argentina cuatro años más tarde.

La razón fue un misterio durante 30 años: ¿Conflicto con la Federación Holandesa por las primas? ¿Boicot para protestar contra la dictadura de Jorge Videla?. Al final no participó.

Van Basten, repesca perdida

Holanda no logró el billete directo para México y tuvo que jugar una repesca contra sus vecinos belgas. Derrotados 1-0 en la ida, ganaron 2-1 en la vuelta, pero el gol fuera de casa de los belgas, clasifica a los Diablos Rojos y el gran goleador Marco van Bastante se quedó sin Mundial.

Papin y Cantona, el minuto de más

Con Jean-Pierre Papin, Balón de Oro-1991, y Eric Cantona como motores, la selección francesa no podía, en principio, sino clasificarse para el Mundial de 1994, pero Francia perdió en el decisivo partido de local contra Bulgaria –con el empate le bastaba para avanzar en el Parque de los Príncipes- y sus grandes figuras no pudieron estar en Estados Unidos cuando atravesaban por el mejor momento de su carrera.

Etiquetas: