lunes 11 septiembre 2017
Acción

Bayer, en crisis

Jugadores y dirigentes enfrentados, el entrenador cuestionado y un inicio de temporada discreto: vientos de crisis parecen azotar ya al Bayern de Múnich en la víspera de su estreno en la Liga de Campeones.

Por: AFP

El presidente del club más laureado de Alemania, Karl-Heinz Rummenigge, llamóayer al orden a dos de sus estrellas, el polaco Robert Lewandowski y el internacional Thomas Müller por haber criticado el primero al club y el segundo al técnico Carlo Ancelotti.

Inicio pero…

Pese a estar a comienzos de temporada, el club parece volver a sus viejas costumbres que le han valido el sobrenombre de “FC Hollywood” por las recurrentes guerras de egos de sus estrellas desde los años 1990.

“De ahora en adelante, los que públicamente critiquen al entrenador, al club o a otros jugadores, que vengan a verme a mí personalmente”, advirtió Rummenigge en una entrevista publicada por el diario Bild.

“No hacerse el listo”

“Soy un defensor de la democracia y de la libertad de expresión, pero hay gente que busca en este momento hacerse el listo en lugar de concentrarse en el fútbol”, añadió.

¿El motivo de estas advertencias? En primer lugar unas declaraciones del delantero polaco al semanario Der Spiegel publicadas este fin de semana en las que cuestionaba el modelo de club.

Lewandowski reprochó al Bayern Múnich no haber gastado lo suficiente en fichajes, lo que a su juicio ha marcado una diferencia con PSG, Barcelona, Real Madrid o Mánchester United, en momentos en los que el club francés pagó 222 millones de euros en el brasileño Neymar y 180 en Kylian Mbappé o los hasta 150 millones que puede pagar el Barcelona por el francés Ousmane Dembelé.

El Bayern ha denunciado la inflación registrada en el último mercado, en el que su fichaje más caro fue el del francés Corentin Tolisso, por el que desembolsó ‘solo’ 41,5 millones.

No solo Rummenigge criticó a Lewandowski. El presidente del consejo de vigilancia Uli Hoeness instó al delantero a ocuparse “de su rendimiento”. “Si mejora alcanzaremos nuestros objetivos”, le espetó este lunes.

A finales de agosto, fue Müller el que criticó a Ancelotti, molesto por ocupar con frecuencia un puesto en el banquillo de suplentes, criticando que su calidad no sea “manifiestamente apreciada al 100% por el entrenador italiano”.

“Incluso los jugadores emblemáticos no tienen garantizada la titularidad”, le contestó Rummenigge este lunes.

“Por supuesto que es una posibilidad” declaró el delantero a la revista Kicker al ser preguntado si es imaginable una salida del equipo bávaro.

Estos ajustes de cuentas públicos son la ilustración del creciente malestar en el Bayern, que hoy iniciará su aventura europea en Champions en casa ante el Anderlecht.