Viernes 22 DE Marzo DE 2019
Acción

Kittel hace valer su velocidad

El alemán Marcel Kittel (Quick Step) se impuso este domingo en Lieja al esprint en la segunda etapa del Tour de Francia, marcada por las caídas y tras la cual el británico Geraint Thomas (Sky), ganador el sábado de la contrarreloj de la primera etapa, mantuvo el maillot amarillo de líder de la general.

Fecha de publicación: 02-07-17
Por: AFP
Más noticias que te pueden interesar

Los dos primeros de la clasificación general del Tour de 2016, Chris Froome y Romain Bardet, así como otros corredores como el australiano Richie Porte o el costarricense Andrey Amador, estuvieron entre los que se cayeron en esta jornada, pero sin gravedad.

Todos los grandes nombres entraron con el pelotón y no hubo por lo tanto diferencias. Froome sigue por lo tanto como mejor situado entre los favoritos para la general, con la ventaja lograda el sábado. Richie Porte está a 35 segundos de Froome, el colombiano Nairo Quintana (Movistar) a 36 y el español Alberto Contador a 42.

“Por fortuna, la mayoría de mis compañeros y yo hemos pasado el día sin problemas. Es de lo que se trata la primera semana: de ir salvando cada jornada”, declaró Quintana.

Era una etapa propicia para una llegada masiva y los planes se cumplieron, con Kittel siendo más rápido al final que el campeón de Francia Arnaud Demare (2º) y que otro alemán, André Greipel (3º).

Kittel, de 29 años, logró su décima victoria de etapa en el Tour de Francia y también su décimo triunfo parcial en esta temporada. Es profesional desde 2011 y es una habitual de las grandes rondas, donde ha ganado etapas en las tres principales (Giro de Italia y Vuelta a España, además del Tour).

“Estoy en una excelente forma y tengo un equipo muy fuerte a mi servicio. Creo por lo tanto que tengo buenas opciones de ganar más” etapas, estimó Kittel.

El recuerdo de Valverde

La caída de Froome, Bardet y otros corredores fue casi como un castillo de naipes que se vino abajo, en la parte delantera del pelotón. Se produjo a unos treinta kilómetros para el final, en un lugar muy resbaladizo por la lluvia, después de que un corredor del Katusha perdiera el equilibrio.

Tanto Froome como Bardet, esperados por varios compañeros de equipo, pudieron volver minutos después al pelotón, que no había acelerado.

Fue por lo tanto una caída sin la gravedad que tuvieron el sábado las de los españoles Alejandro Valverde (Movistar) y Ion Izagirre (Bahrain), que tuvieron que abandonar al irse al suelo en la misma curva, en momentos diferentes, durante la contrarreloj.

La tradicional escapada fue llevada a cabo por un cuarteto de debutantes, formado por el estadounidense Taylor Phinney y los franceses Thomas Boudat, Yoann Offredo y Laurent Pichon.

El pelotón controló bien los tiempos y su desventaja, que llegó a un máximo de cuatro minutos. Phinney y Offredo insistieron en los últimos 20 kilómetros, pero fueron alcanzados a poco más de un kilómetro para el final.

El esprint fue bastante desorganizado, pero el resultado fue previsible.

“Estaba preocupado”, admitió el mánager del equipo de Kittel, el belga Patrick Lefevere (Quick Step), que destacó que el alemán “se desenvolvió bien solo” pese a la ausencia de apoyos de su equipo en ese momento.

“En el esprint hubo un pequeño tiempo muerto a los 300 metros. Marcel llegó desde atrás y lo inicio con fuerza”, señaló Démare, que logró con su segundo lugar su mejor resultado en el Tour.

Geraint Thomas continuará con el maillot amarillo con el que se vistió el sábado.

“No sé cuánto tiempo más lo voy a conservar, espero que sea el máximo posible. Pero no lo sé, la verdad”, admitió el británico, uno de los grandes apoyos para Froome.

El lunes, la segunda etapa unirá la ciudad belga de Verviers con Longwy, ya en Francia, en un recorrido de 212,5 kilómetros con final tras una pequeña ascensión, en un perfil que hace salivar a los belgas Philippe Gilbert y Greg Van Avermaet.

Etiquetas: