Miércoles 22 DE Mayo DE 2019
Acción

¿Podemos ganar?

Necesitamos vencer a Trinidad y Tobago para seguir en carrera, y hay factores como para lograrlo, pero, ¿somos capaces?

Fecha de publicación: 01-09-16
Por: Félix Mencos elPeriódico

¿Puede ganarle la Selección de Guatemala a la de Trinidad y Tobago, en el partido a disputarse mañana en Puerto España, a las 17:00 hora de nuestro país?

En circunstancias normales sería difícil; pero en este juego clave para que la azul y blanco siga en la contienda al Mundial de Rusia 2018, al clasificar a la hexagonal final de la Concacaf, hay factores que juegan en nuestro favor.Pero, ¿somos capaces de aprovecharlos para ganar, que es el único resultado que nos sirve?

Y por eso vale la pena revisar algunos puntos “neurálgicos” de esta contienda futbolística.

¿Miedo trinitario?

Trinidad y Tobago nos ganó el primer juego de esta fase en el entonces llamado estadio Mateo Flores. Y nos ganó, a pesar de entrar al campo con un respeto desmedido hacia nuestro equipo.

Los caribeños y su técnico Stephen Hart tenían muy presente el choque entre ambos equipos unos meses antes (9 de julio de 2015), en la Copa Oro, ganado por Trinidad 3-1. Y eso los hizo tomar exagerados recaudos.

En el juego en el Soldiers Field de Chicago, los rojinegros nos borraron del campo en el primer tiempo, que terminaron ganando por 3-0; pero en el segundo periodo se echaron atrás, para conservar la apreciable ventaja, y el equipo chapín dirigido por Iván Franco Sopegno llegó solo al descuento al 3-1, tras una vigorosa reacción. Y esa reacción pesó en el ánimo de los trinitarios para el juego del 13 de noviembre de 2015 en el ahora estadio Doroteo Guamuch.

No sabemos si el respeto trinitario se mantendrá, pero en el juego en nuestro país se reservaron en el primer tiempo, se atrevieron –cuando vieron que Guatemala era más frágil de lo pensado– un lapso en el segundo periodo, para hacer dos goles, y aguantaron de nuevo otra vigorosa reacción chapina para terminar ganando por 2-1.

Una táctica pulida

Hay un factor al que Walter Claverí recurre otra vez para lograr ventajas: el tiempo más prolongado con que cuenta para trabajar tácticamente al equipo (porque físicamente es poco lo que puede hacer con su plantel: son solo tres semanas de preparación…).

Eso influyó demasiado, por ejemplo, en la sensacional victoria contra Estados Unidos en el primer choque de esta fase. Claverí exprimió a sus jugadores para afinar su plan táctico, el que destrozó en el primer tiempo a un conservador equipo estadounidense.  Y el mismo técnico de los gringos, el alemán Jurgen Klinsmann, reconoció que no contó con sus jugadores el tiempo suficiente, al justificar la para ellos inesperada derrota…

Hart, técnico de Trinidad, recibe a sus jugadores de ligas repartidas por todo el mundo hasta esta semana, y con ese handicap en contra deberá trabajar.

Diferencia de Ligas

Ese, el mayor tiempo de pulimento táctico, es la mayor ventaja en favor de Guatemala; pero, ¿somos capaces de ganarle a Trinidad? Pues ya se le ganó a Estados Unidos con ese volcamiento total al trabajo táctico de un juego.

Eso sí, jugamos como visitantes en Puerto España, factor demasiado influyente y que puede ser decisivo, y nuestros “vicios”: malos fundamentos tácticos y técnicos, deficiente desarrollo de cualidades motrices –lo que nos complica siempre contra equipos como los caribeños–, factores que a la larga siempre pesan en la alta competición, y la falta de más roce internacional en buena parte del plantel que escogió Claverie, pueden atentar contra nuestros deseos.

Y se ha visto en la actual Liga de Campeones de Concacaf, en la que Suchitepéquez y Antigua, flamantes campeones de los últimos torneos de nuestra Liga Nacional, han sido largamente superados en conceptos fundamentales de fútbol por equipos tan “gigantes” solo en infraestructura futbolística como el Nueva York Red Bulls, o el menos poderoso y humilde Real Estelí, de Nicaragua.

Y varios de los jugadores venados y panzaverdes, imparables en nuestra Liga, han sido escogidos por Claverí.

Vivir o morir de intenciones

Podemos tener la intención de ganar ante los trinitarios, y podemos trabajar intensamente para eso, pero jugadores como Cristian Jiménez, Josué Aragón, Jorge Aparicio, José Rosales, Danilo Guerra, Mario Castellanos y Alexis Matta, por solo citar unos ejemplos, nomalmente necesitarían unos diez o 15 partidos a nivel internacional para hacer valer sus virtudes a nivel de Concacaf.

Allí sí nos ganan los jugadores trinitarios, desequilibrantes no por participar en una pobre Liga trinitaria, sino en ligas tan poderosas como la de Inglaterra, Francia o aún la rusa, belga, la MLS y la holandesa.

Concacaf

Jornada

Viernes 2 de septiembre

Grupo A

El Salvador-México          20:06 h

Honduras-Canadá            13:06 h

Grupo B

Panamá-Jamaica              19:30 h

Haití-Costa Rica 18:00 h

Grupo C

Trinidad y T.-Guatemala                17:00 h

  1. UU.-San Vicente y G. 13:30 h