Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Acción

Cristiano Ronaldo da al Real Madrid el clásico ante el Barcelona

El Real Madrid dio hoy un nuevo aire a la Liga española de fútbol al llevarse el clásico ante el Barcelona por 2-1, después de voltear en el tramo final un duelo mayormente dominado por los azulgrana.

Fecha de publicación: 02-04-16
foto: afp
Más noticias que te pueden interesar

El bajón final del equipo dirigido por Luis Enrique, sin embargo, y el acierto de los blancos impidió que el Barcelona pudiera redondear el homenaje a Johan Cruyff con la victoria con goles que pretendía.

A cinco minutos para la conclusión del duelo, el portugués Cristiano Ronaldo aguó la fiesta azulgrana con un tanto que, sumado al firmado por el francés Karim Benzema en el 62′, acabó con la imbatibilidad del Barcelona esta temporada en el Camp Nou, truncó su racha de 39 partidos sin conocer la derrota y recortó a siete puntos la distancia entre los de Luis Enrique y el Real Madrid.

Aunque las esperanzas de los dirigidos por el francés Zinedine Zidane de reengancharse a la lucha por la Liga son aún escasas, el triunfo blanco revitalizó al Atlético de Madrid, a seis puntos del Barcelona después de su goleada 5-1 hoy ante el Betis.

Un gol de Gerard Piqué adelantó al Barcelona en el 56′, pero la alegría les duró poco a los de Luis Enrique que, pese a dominar hasta entonces el choque, sucumbieron después ante la pujanza del Real Madrid, más fresco físicamente.

Como si el homenaje previo a Johan Cruyff los hubiera sobrecogido en exceso, a los azulgrana les faltó a menudo puntería, en ocasiones, cierta clarividencia, y, al final, físico, pese a que el Real Madrid acabó el clásico con diez por la expulsión de Sergio Ramos con doble amarilla.

La primera parte, muy intensa y con varias ocasiones para el Barcelona, discurrió de manera veloz, pero sin goles, pese a la presencia en el once azulgrana del argentino Lionel Messi, del uruguayo Luis Suárez y del brasileño Neymar, el tridente más goleador del fútbol europeo.

Mientras los de Luis Enrique dominaron de manera escandalosa la posesión, el Real Madrid trató de salir al contrataque destruyendo el juego en el mediocampo del Barcelona que, aún así, burló la vigilancia blanca en varias ocasiones.

Ya en el minuto nueve, Suárez falló un gol cantado a pase de Neymar, cuando estaba solo y el arco del Real Madrid vacío.

Una falta desde el borde lanzada por Messi salió rozando el palo en el 18′. Y, en la siguiente jugada de los azulgrana, Keylor Navas atajó bien un disparo de Ivan Rakitic.

La acción más polémica, no obstante, llegó en el 23′, cuando, en una jugada individual, Messi le rompió la cintura a Sergio Ramos y éste lo derribó aparentemente al borde del área.

La hinchada azulgrana, caliente durante todo el duelo como había reclamado Luis Enrique, pidió penal o, cuando menos, falta y tarjeta para el central blanco, que ya tenía una amarilla.

El árbitro, sin embargo, no observó nada y el lance pareció activar al Real Madrid y despistar al Barcelona.

El Real Madrid, que pareció por momentos un equipo chico frente a los azulgrana, apenas contó ocasiones claras ante el arco de Claudio Bravo, seguro el chileno cuando tuvo que intervenir.

El empate 0-0 al descanso no parecía, pues, un mal resultado para los dirigidos por Zidane, que aspiraban a salir del Camp Nou con una imagen reforzada.

Sí para el Barcelona, que se había propuesto homenajear a Cruyff con espectáculo y goles, dos de las características del estilo de juego implantado por el recién fallecido genio holandés en el Barcelona.

Así, a la vuelta de la pausa, los azulgrana decidieron cercar el arco de Navas, que voló para sacar una fabulosa mano ante un disparo genial de Messi.

Nada, sin embargo, pudo hacer el arquero costarricense, minutos después, ante el testarazo de Piqué, tras un córner botado por Rakitic.

El jugador más odiado por la hinchada blanca celebró el tanto con una rabia que se multiplicó, instantes después, cuando Benzemá igualó el duelo al aprovechar un balón rebotado en el área azulgrana con un fabuloso remate a la media vuelta.

El gol pareció demasiado premio para el pobre juego de los de Zidane que, a partir de entonces, se crecieron hasta el punto de pasar a dominar el duelo y a los azulgrana.

Y si la victoria no llegó antes para el Real Madrid fue porque el árbitro cobró una falta que no pareció en un gol finalmente anulado al galés Gareth Bale.

Y porque, en la siguiente jugada blanca, el palo desvió un potentísimo disparo del portugués Cristiano Ronaldo.

El Barcelona lucía cansado y noqueado. Pero la expulsión de Ramos, por doble amarilla, a siete minutos para la conclusión, parecía darle algo de aire.

Nada más lejos de la realidad. Cristiano Ronaldo remató a los azulgrana casi en el suspiro final, se tomó la revancha tras la derrota de la primera vuelta y rearmó de moral a los suyos que, pese a la victoria, siguen estando a siete puntos del Barcelona.

Etiquetas: