Viernes 24 DE Mayo DE 2019
Acción

¿Vuelta?

Fecha de publicación: 25-09-15
Por: Félix Mencos

Hubo un tiempo en que la Vuelta a Guatemala era una de las más importantes de América, con un seguimiento multitudinario de la afición del ciclismo en todo el país, reconocido con asombro hasta por los más prestigiosos corredores colombianos como superior al del Giro de aquella nación.

Y aunque los corredores de todo el continente crean que nuestro evento pedalístico sigue tan fastuoso y bien organizado como antes, y tan altamente competitivo como en otros tiempos, ahora es una pequeña clásica de ocho etapas, que se celebra solo en la región de occidente, la de origen del presidente de la Federación de Ciclismo.

Algunos con sarcasmo la llaman “La Vuelta a Occidente” y la comparan con la Vuelta a Costa Rica, que sigue orgullosa y flamante con 12 etapas -¿y las supuestas regulaciones de la UCI, qué?- produciendo pedalistas (es un gran ejemplo lo que hace Andrey Amador en el pedalismo de Europa) y abriendo cada vez más la brecha con nuestro ciclismo, en otra época dominador de toda el área…

Hubo también un momento en que Guatemala contaba con grandes pedalistas, que peleaban esa Vuelta nacional con los más pintados ciclistas del continente.

       Ahora no. Ahora tampoco hay pedalistas en Guatemala. Y solo “se hacen las Vueltas” para que concluyan en Quetzaltenango, y para que se luzca en ellas Manuel Rodas, que también es de Xela y que, por sus características físicas (es velocista, propio para clásicas de un día, no para eventos de largo aliento como los Giros de varias etapas…) nunca puede brillar en las clasificaciones generales de estos eventos…

       ¡Y el colmo! El actual comité ejecutivo de la Federación de Ciclismo, después de dos gestiones administrativas generadoras de ese ¡desastre! pretende perpetuarse “en el poder” con la elección, allí sí que espuria, de la sobrina -o pariente “lejana”- del presidente de la Fedeciclismo, o de su eterno y único entrenador, Omar Osvaldo Ochoa…

       ¡Perdonen, pero la Vuelta a Guatemala y el actual ciclismo de nuestro país son un completo fracaso! Y todo por esa gavilla de vivos, oscuros, egoístas e incapaces “dirigentes”…