logoep

Martes 28 DE Marzo DE 2017

BUSCAR EDICIÓN

cal
facebook twitter rss rss rss rss

There are two ways to buy Viagra: Viagra for sale by going to the common pharmacy or online. levitra for sale seriously helps in availability of brand levitra.
Opinión

La reforma del estado en peligro

La batalla está planteada y hay que pelearla.

 



Mario A. García Lara

2017-3-20


El proceso de reforma institucional del Estado, indispensable para impulsar el desarrollo del país y reclamado por la mayoría de ciudadanos (a partir de la ola de indignación provocada por los actos masivos de corrupción revelados hace casi dos años y que culminó con la expulsión del poder del binomio Pérez-Baldetti) ha venido avanzando de forma gradual y sostenida, aunque quizás algo desordenada (tal como lo comentamos la semana pasada en este espacio). Sin embargo, el casi nulo avance que ha tenido en el Congreso la discusión de la reforma constitucional al sector justicia parece denotar que las fuerzas oscuras de la vieja política, que favorecen la impunidad y el sistema patrimonialista-depredador del erario público, amenazan con descarrilar dicho proceso.

Quienes quiera que hayan tenido la infeliz ocurrencia de introducir en la reforma constitucional el tema del antejuicio y el del reconocimiento del derecho indígena deben estar hoy arrepentidos pues, quizá sin proponérselo, les sirvieron en bandeja de plata a esas fuerzas oscuras la excusa perfecta para detener la necesaria reforma funcional y de gobernanza del Organismo Judicial. Ambos temas (el antejuicio y el derecho indígena), aunque son muy importantes, podían (y deben) haberse resuelto mediante reformas a leyes ordinarias sin tocar la Constitución Política de la República. La insistencia en meterlos en el paquete de reformas constitucionales fue un error político que hoy pone en riesgo no solo la reforma al sector justicia, sino las demás reformas institucionales que el país requiere.

Aunque varias mejoras a la justicia pueden hacerse vía legislación ordinaria, existen aspectos que necesariamente pasan por una reforma constitucional: la forma de elección de los magistrados de las cortes; la ampliación del periodo de funciones de los magistrados; la renovación escalonada del pleno de magistrados; la ampliación de los grados que se incluyen en la carrera judicial; la forma de elección y periodo de funciones del Jefe del Ministerio Público; y (aunque no sea estrictamente necesario a nivel constitucional), la disgregación de las funciones jurisdiccionales de las administrativas dentro de la estructura orgánica del Poder Judicial.

Estas reformas necesarias, que cuentan con un importante grado de consenso social, están ahora en peligro por las maniobras de un grupúsculo de diputados y políticos que prefieren que nada cambie para que el sistema corrupto y patrimonialista recobre impunemente el poder. No es casualidad que, al mismo tiempo que en el Congreso se manejaban tácticas dilatorias para abortar las reformas al sector justicia, se plantearon, de forma precipitada y subrepticia, algunas iniciativas de ley que buscaban, por una parte, excarcelar a los principales acusados de actos de corrupción y, por otra, brindar amnistía anticipada a los actos que legislaturas anteriores pudieron haber aprobado de manera anómala.

Si tales intentos llegaran a triunfar, no solo se estaría haciendo inútil el gesto valiente y trascendental de las autoridades ancestrales mayas de retirar de la discusión el tema del derecho indígena a fin de viabilizar el resto de las reformas, sino que también se estaría sentando un nefasto precedente que pondría en grave riesgo el resto de reformas institucionales. Estas reformas –que son tanto o más importantes que la reforma al sector justicia– incluyen la reforma del servicio civil, la reconstrucción de las instituciones de ejecución y control de la inversión pública y, principalmente, la transformación profunda del sistema electoral y de partidos políticos. La batalla está planteada y hay que pelearla.


Mario A. García Lara

2017-3-20

Noticias relacionadas
2017-3-28

Consideraciones sobre la situación en Venezuela

2017-3-28

Las apariencias engañan

2017-3-28

Ministra de Salud vs. sindicalismo

2017-3-28

Congreso: reciclaje o depuración

2017-3-28

“Déjà vu” primaveral

2017-3-28

Esto es lo que debe hacerse y este es el camino

COMENTARIOS
Reglas para comentar en el foro

Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.


    Agregar su comentario



    Guatemalteco Cansado

    2017-3-20 10:47:13

    La reforma que se propone esta equivocada. Solo cambiar el sistema para que sea coptado por otro grupo de corruptos, ahora los jueces no es solucion. Solo miren que belleza de Jueces hay en la CSJ y la CC, un fulano que se fue al bote por el caso de la FIFA, varios que estan en el caso de la linea, una presidenta de la CSJ que tiene a un hijo que corto en pedacitos a su mujer. Un presidente de la CC que tiene un hijo que es abusador sexual de ninos y estaba en la trata de ninos. Y estos son los probos que ahora van a escoger jueces NO QUE PUTAS. Las reformas deben de ir agarradas de dos ejes: 1) Regresar el poder al pueblo por medio de la eliminacion total del sistema de planillas como los listados de diputados, las planillas del CANG y Colegio de Contadores, las MUNIS (los vocales que son elegidos por planilla) etc. Cada uno de estos funcionarios debe de ser elegido nominalmente. 2) Re-enfocar al estado a que proporcione Justicia y Seguridad. Eliminemos ministerios como el de desarollo, que nos cuesta 2 millardos no ayuda a nadie que lo necesite y solo atrae corrupcion y compra de votos. Obligar a que los jueces, el MP, la procuradoria y ls PDH cumplan su funcion: a) se eliminen los pactos colectivos ilegales (5 millardos), b) que hagan su labor de fiscalizacion del estado. Con 7 millardos en en area de justicia y seguridad y la poblacion en control de sus representantes hay chance que cambie la cosa. Pero las reformas propuestas por los diputados y la UNE solo son para decir que hacen algo los corruptos asegurandose que todo se quede igual y nada cambie. Hagamos reformas que si funcionan: 1) eliminacion de la planillas, 2) Que el estado regrese a desempenar su funcion primordial proveer Justicia y seguridad.

    Carlos Asturias Paz

    2017-3-20 08:37:33

    SIGUE LA CANTALETA si realmente se respetara la constitucion, se denia elegur inmediatamente una constituyente.
    OPINION
  • Suscripciones: (502) 2427-2323 /

    [email protected]

    (502) 2427-2323

    Ventas y Publicidad:

    (502) 2427-2332 y 33

    [email protected]

  • PORTADA

    ELPELADERO

    PAÍS

    ECONOMÍA

    OPINIÓN

    INTERNACIONAL

    DEPORTES

    DOMINGO

  • Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300