Viernes 27 Enero 2017
Opinión

Oh, Ah, sin moverme

Para tener éxito uno tenía que enfocarse.

 

— Luis Figueroa

Cuando yo era niño había un juego llamado Oh, Ah. Uno tomaba una pelota, y a una distancia prudente la arrojaba contra una pared para que rebotara, al tiempo que recitaba en cada tiro: Oh, Ah, sin moverme, sin reírme, en un pie, con una mano, media vuelta, vuelta entera, atrás y adelante, caballete, rodillete y así con el propósito de no dejar caer la pelota, ni reírse y ejercitar las habilidades motoras y supongo que hasta cognitivas. Si uno dejaba caer la pelota, otro de los jugadores empezaba con el Oh, Ah.

Para tener éxito en el juego uno tenía que enfocarse y concentrarse, y no dejarse distraer por los otros jugadores.

Un poco así andamos los chapines, “con más de una olla en la estufa”, diría yo. Que si tal, o cual va a Matamoros, o a Mariscal Zavala; que si los diputados aprueban la ley de in-competencia; que si amplían las facultades del Estado para escudriñar las cuentas bancarias; que si tal, o cual antejuicio prospera, o no; que si hay grupos que quieren prohibir el plástico y otros queman maquinarias industriales y así podemos alargar la lista. Y para colmo, nos preocupamos que si el muro, que si esto y que si lo otro. Es Oh, Ah, con todo.

Tanta cosa nos distrae de lo que es lo más importante: no dejar caer la pelota en dos áreas clave. ¿Cuáles? La reforma judicial y la reforma política. ¡Pero no cualesquiera reformas! La reforma judicial debe ser una que sirva a la justicia y que aleje a los grupos políticos y a los grupos de interés del control de los tribunales; una que no sea de carácter ideológico y que distinga la justicia, de la venganza. Y, ¿qué reforma política? Una que facilite y fomente la participación ciudadana; una que no sea clientelar; una que rompa el oligopolio que ejercen esas roscas politiqueras que mal-llamamos partidos políticos; una que proteja el carácter de mandantes que tienen los ciudadanos frente a los mandatarios; una que consolide el sistema republicano y aniquile los privilegios.

Como mandantes, deberíamos distinguir lo urgente, de lo importante, y enfocarnos y concentrarnos para que no se nos caiga la pelota, sin descuidar lo demás. luisfi61.com

comentarios

6 respuestas a “Oh, Ah, sin moverme”

  1. Chepe Ricci dice:

    Las reformas de justicia y de polìtica no seràn relevantes, sencillamente porque hemos vivido, vivimos y viviremos bajo el control de los intereses de èlites poseedoras de la riqueza (sinarquía); por cierto, intocables. Ni siquiera se atisba la trampa de la liberaciòn del secreto bancario a partir de fecha próxima, SIN RETROACTIVIDAD, para ya no seguir investigando a los peces super gordos cuyos nombres suponemos. Oh, Ah o Bomba. Reconozcamos ya que el real origen de la catàstrofe en curso, en todos los àmbitos, es el problema demogràfico que deberìa tener toda nuestra atenciòn. Costa Rica, Panamà, Nicaragua, El Salvador; ya no lo tienen. Por eso se distancian más y más de nosotros y en sus agendas ya no incluyen pendejadas reformistas de procedimientos de justicia y de politquerìa.

  2. Oscar Ramirez dice:

    Oh, Ah, y que el poder de la oligarquia criolla deje de ser tan determinante en todas las decisiones politicas, economicas y sociales. Algo que por ser tan de transfondo, la mayoria (un 90%) del pueblo desconoce, pero que don Luisfi, si conoce y aprueba, pero lo oculta.

  3. curioso dice:

    luisfi….deberia dedicarse a escribir cuentos para niños……y no de tratar de dar atol con el dedo a la poblacion Guatemalteca…..el nombre artistico ya lo tiene LUISFI

  4. Luferdel dice:

    Ya que menciona el oligopolio de esas roscas políticas, mal llamados partidos políticos, que no permiten consolidar el sistema republicano y que mercadean favores y privilegios (prostituyendo la labor parlamentaria) bien valdría la pena, para un análisis mucho más profundo y objetivo que haga mención de los verdaderos responsables del atraso y subdesarrollo que afectan este país: LOS PERVERSOS OLIGOPOLIOS DEL AZÚCAR, EL POLLO, LA BANCA PRIVADA, EL TRANSPORTE PÚBLICO, EL SECTOR ELÉCTRICO, LA TELEFONÍA, ENTRE OTROS. Estos grupos son los financistas de proyectos electoreros, sin rumbo y dirección que estafan al electorado cada cuatro años. Son los cooptadores de un estado BENEFACTOR MERCANTILISTA hecho a la medida de sus PROPIOS INTERESES. ¡Buen intento para desviar la atención con ésta entrega LuisFi! … pero en este foro hay gente pensante y con criterio propio para ir más allá de lo aparente.

  5. alfonso villacorta dice:

    muy malo su ejemplo, comenzando por la ortografía del juego, porque podría ser simplemente las vocales “o” y “a” sin las ocurrentes h, pero es más metafórico el juego de chiviricuarta donde un participante (el pueblo) se pone de espaldas (cuatro años) mientras los demás se esconden (tres poderes) y hay que salir a buscarlos. en el caso chapin nunca aparecen porque al voltear a buscarlos resultan millonarios intocables

  6. hector rojas dice:

    Señores, y en que pais no manda el dinero y las Corporaciones? En Estados Unidos a Hillary la financiaron Wall Street, los grandes Bancos y Corporaciones. ¿En que mundo vivien?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *