Viernes 6 Enero 2017
La Columna

Música y sexo

MondoSonoro

— Jorge Sierra

Pocos días antes de las fiestas de fin de año, la compañía Deezer invitó a la sexóloga Tracey Cox, para conocer lo que más engancha a las parejas durante la relación sexual, es decir, la conexión entre música y sexo. Al menos en  EE. UU. Con el apropiado título de Aphro Deezer ac Report, el documento revela cómo la música juega un papel clave durante el sexo y cómo las personas utilizan la música para “fluir en la alcoba”.

A la experta en sexo, lenguaje corporal y relaciones se le mostró un streaming con ejemplos variados de música para que viera cómo influía en una alcoba. Se concluyó que escuchar música durante el acto mejora la experiencia. Entre los resultados está que el 30 por ciento se excita más; el 25 por ciento expresó que hacía mejor el sexo; y un 15 por ciento dijo estar feliz porque los hacía menos torpes.

Cox comentó que, “la música es un afrodisíaco poderoso y potente. A mí no me sorprende que muchos estadounidenses encuentren mejoría en su experiencia sexual con ella. Lo que sucede es que al escuchar música hace que en nuestro cerebro fluya dopamina, la hormona del placer. Lo mismo sucede cuando estamos obteniendo intimidad y, en efecto, pone al cuerpo ‘en ambiente’”.

El estudio revela que entre todos los suscriptores de Deezer la preferencias de géneros para el momento queda así: El 30 por ciento prefiere rhythm and blues; el 20 por ciento rock; y un 15 por ciento el pop. En cuanto al metal y el rap es, en un 45 por ciento (cada uno) de los usuarios, los mayores desalentadores. “Hay pruebas científicas”, dice Cox, “que prueban que la música aumenta el ambiente en la alcoba, pero la canción indebida puede tener efectos contrarios”. En ese sentido Kanye West y Justin Bieber, en el 50 por ciento de los encuestados, desaniman.

Por cierto, las voces más requeridas para el encuentro son, en ese orden: Marvin Gaye, Lionel Richie, Luther Vandross, John Legend y Usher. Y las canciones que predisponen son: Let’s get it on, Marvin Gaye; Love to love you baby, Donna Summer; Skin, Rihanna; Drunk in love, Beyonce; y Sexy back, Justin Timberlake.

Por supuesto que comparado con Guatemala, estas son exquisiteces, porque acá no habrá quien no ponga Komander o Vicente Fernández y quizá más fino Freedom, de Pitbull. Pero lejos de ello, sugiero que la banda sonora del momento se elabore entre los dos para lograr que sean unos momentos llenos de magia.

comentarios

3 respuestas a “Música y sexo”

  1. Juan J. Pérez dice:

    El estudio seguramente se hizo para los solteros fornicadores, quienes tienen certeramente asegurado uno de los círculos del infernal averno. Pues los casados ponen música solamente para que los hijos no oigan los sonidos típicos del himeneo aprobado por la santa madre iglesia católica, que según los cánones respectivos, únicamente debe practicarse con fines estrictamente procreativos. Ya que nuestro padre Adán y nuestra madre Eva nos heredaron la maldición eterna de sentir la nociva concupiscencia originada del pecado original de haber comido del árbol prohibido del bien y del mal, que les hizo descubrir y avergonzarse de sus partes pudendas. Al respecto, mi sacerdote confesor recomienda la Marcha Radetzky de Strauss o la Marcha Turca de Mozart (ambos autores fallecieron auxiliados sacramentalmente) para caderear durante el sagrado y bendecido intercurso, repito, estrictamente con fines reproductivos y no para buscar mundano placer que de inmediato nos hace proclives al arrepentimiento y a la contrición al grado de querer auto-azotarnos la espalda. La diabólica música pop o rock, obviamente queda descartada.

  2. Jorge Sierra dice:

    Obviamente mi columna es para gente normal. Qué curioso que alguien que no practique sexo diga que la mejor música para la ocasión sea ¡Strauss! Obviamente no sabe ni de sexo ni de música.

  3. Julio Estevez dice:

    Don Jorge Sierra sabe mucho de música, me parecen muy buenas algunas de sus columnas. ¡Pero parece que de sarcasmo no sabe mucho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *