Miércoles 4 Enero 2017
La Columna

Tanto por hacer

lucha libre

— Lucía Escobar

Me pone de mal humor que me pregunten mi opinión sobre la política nacional, o peor aún, internacional. Empiezo a sentirme chiquita, inútil, ingenua y manipulable. La desolación como un pájaro gigante me tapa la cálida luz del Sol. Pero hay otra pregunta que me pone de mejor humor. ¿Cómo podemos ayudar a que nuestro país mejore? Ahí es donde el optimismo cabe. Ahí puedo ver cambios concretos, avances y un futuro más amable.

Hace casi diez años, la vida me acercó a la gente de Santa Clara Chajul, al norte de Quiché. No alcanza un día de camino para llegar a esa aldea enclavada en la Sierra Madre y custodiada por la neblina que aparece y desaparece a lo largo del día. Es uno de los pueblos en Guatemala que todavía no cuenta con energía eléctrica, a pesar de la cercanía de la hidroeléctrica de Xacbal Delta, que en nada ha contribuido al desarrollo de las comunidades cercanas. No tienen acceso para vehículos, el camino se encuentra a medias, por pura maldad y falta de voluntad de las autoridades encargadas. La maquinaria para concluir la carretera existe, pero desde hace años está detenida su construcción. El exministro Sinibaldi tuvo el descaro de inaugurar “simbólicamente” esa carretera. No quiero detenerme en la crueldad de las autoridades que no han hecho su trabajo.

En mi primer encuentro con la gente de Santa Clara Chajul, me rogaron que le pidiera al presidente de turno que no los olvidara. Entre todas sus urgencias, la educación era prioridad. Recuerdo la sensación de impotencia que sentí. Sabía que un reportaje no solucionaría sus problemas. Y sabía que ningún presidente me haría el menor caso.

Lo único que yo siempre he tenido es un montón de amigos que me apoyan y confían en mí. Así empecé a pedirle a cada uno de ellos una beca para un estudiante de la región. Amigos y lectores nunca nos han fallado. Hoy, Santa Clara Chajul tiene el mayor número de graduados de secundaria de la región. Los primeros becados ahora dan clases en la misma telesecundaria, devolviendo con trabajo comunitario lo que recibieron. Entre voluntarios, hemos organizado varias excursiones de los estudiantes a la playa, a Panajachel, La Antigua y a la capital. Para este 2017 hay estudiantes de las aldeas de Xecoyeu, Mirador, Nuevo Amachel, Antiguo Amachel, La Laguna, Chax Xa, Paal y Santa Rosa, todas en Chajul, de áreas muy golpeadas y aún no recuperadas de la guerra.

Aportando Q150 durante 11 meses, podemos cambiar una vida. Las becas se pueden asumir individual, en pareja o colectivamente. Se puede apoyar a un niño de primaria o de secundaria o a varios. Se puede pagar mensual, trimestral o anual depositando en la cuenta de Banrural No. 3052042753 a nombre de Beca Estudiantil Ixil Kiché. Tenemos información en la página de FB: Telesecundaria Santa Clara Chajul. Educación para el pueblo ixil y quiché. O en el correo: [email protected]

comentarios

2 respuestas a “Tanto por hacer”

  1. alfonso villacorta dice:

    felicitaciones! muy buen inicio de año conociendo buenas acciones de chapines solidarios. hace años eran tildados de comunistas como las monjas del belga, los que se atrevían a sacar de la ignorancia a comunidades indígenas. la falta de escuelas y educación en general ha sido una política de estado

  2. Flor Morales dice:

    Buenos días, me encanta tu columna. Fijate que tengo una donación que hacer pero nadie atiende el telefono, fb y correo electrónico. Podrías decirles que revisen..
    Feliz día

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *