Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, martes 30 de abril de 2013

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Ultimátum de la Alianza Evangélica

    Gustavo Berganza

    Carece de argumentos sólidos para fundar su posición sobre Palestina. 

    Un comunicado publicado ayer por la Alianza Evangélica de Guatemala le pide al Gobierno dar marcha atrás en el reconocimiento del derecho de Palestina a constituirse en estado independiente. ¿La razón? Según la organización de marras, temas como ese “deben ser discutidos por ellos (palestinos e israelíes), en la búsqueda de paz mutua”.

     

    Estamos de acuerdo en que esos dos pueblos en conflicto tienen que buscar su paz mutua. Pero también es cierto que hay gestos que si dejan de hacerse, como sucedió en 1948 con el crucial voto de Guatemala en la ONU cuando nació el estado judío, no harán que Hamas deje de lanzar proyectiles ni tampoco que Israel cese el apartheid impuesto a los palestinos y deje de robarles su territorio.

     

    La Alianza Evangélica, más allá de su afirmación de que el reconocimiento de Guatemala es una interferencia en los asuntos de estos dos pueblos, carece de argumentos sólidos para fundar su posición. Se nota que las prédicas para mantener a su feligresía alejada de la vida pública les han tornado ignorantes acerca de las bases, finalidades y alcances de las políticas públicas. Apelan a la fe en un tema que es racional. Su carencia de fundamentos históricos y geopolíticos intentan subsanarla apelando a argumentos teístas: si el Gobierno no da marcha en el reconocimiento expondrá a Guatemala “a nuevos juicios de parte del Dios Omnipotente”. Nuevos juicios, dicen. ¿Cuáles habrán sido los viejos? Juicios que, uno colige, traen implícita una condena, un castigo para quien se oponga a lo que ellos afirman es la voluntad de Dios. ¿Y cuál es esa voluntad de Dios? Pues según la Alianza Evangélica, no reconocer a Palestina. Habría que preguntarle al Alá de los musulmanes y a los kami del sintoísmo, por citar solo dos de las variantes teístas que se dan en este planeta, si están de acuerdo con la interpretación del colectivo evangélico guatemalteco.

     

    La Alianza Evangélica nos informa que su autoridad para solicitar esa revocación la da contar “con una membresía aproximada de seis millones de guatemaltecos” y, además, porque “el pueblo de Guatemala en su mayoría cree en la Santa Biblia como la Palabra Inspirada de Dios”. Esto no es ni más ni menos que utilizar la apelación a la fe para invalidar una decisión política. En dos platos, es tratar que el Estado funde sus decisiones en las normas de un credo religioso. 

     

    Lo más terrible del caso es la gran posibilidad que tienen de ser atendidos en su petición, porque aquí en Guatemala el estado laico, instaurado en 1871, ha ido retrocediendo hasta el punto de haber condecorado imágenes religiosas, como hizo Óscar Berger, o inaugurar megaiglesias con discursos lambiscones hacia sus dueños, como hizo el sábado pasado Otto Pérez Molina en la sede de Cash Luna.

     

    A ver si no recula este Gobierno ante la maldición con que le amenaza la Alianza Evangélica: “Dios le dijo a Israel: Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren, maldeciré”. Esperemos que por una vez muestre Otto Pérez ese carácter y decisión del que presume tanto y no tire por la borda una de las escasas iniciativas de las que puede enorgullecerse su gobierno.

     

    www.gustavoberganza.com

    Gustavo Berganza

    29 abril 2013

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Independencia judicial

    Marta Altolaguirre

    La alegría ya viene

    Martín Rodríguez Pellecer

    El juicio

    Miguel Ángel Albizures

    Pronósticos del Banguat

    José Alejandro Arévalo Alburez

    Los otros

    Phillip Chicola

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/