Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, viernes 16 de noviembre de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Gobernación de San Marcos

    Álvaro Castellanos Howell

    ¿Corrupción a flor de piel?

    El edificio de la Gobernación del departamento de San Marcos probablemente desviste, en todo su esplendor, no solamente la debilidad institucional de nuestro Estado, sino la devastación moral de algunos de sus ciudadanos. Esa obra, con visos faraónicos, adjudicada en el 2009 y concluida en el 2010, resultó seriamente dañada con el terremoto del 7 de noviembre. Y ya se ha convertido en todo un ejemplo de la barbarie, de la depredación, de la desvergüenza. ¿Cómo es posible que un edificio público, supuestamente construido bajo estándares mínimos de construcción en un país eminentemente sísmico, no haya resistido lo que otros inmuebles más antiguos y precarios sí lograron? Profundamente indignado, nuestro Presidente afirmó: “lo que sucede es que esta construcción está mal hecha y ahí hay una responsabilidad que debemos deducir” (Siglo 21, p.3, edición 15/11/12). Tenemos entonces ante nosotros un caso que puede ser ejemplar, ya sea para bien, o para mal. Me parece que, en primer lugar, debe hacerse un peritaje muy exigente sobre el diseño, construcción y materiales empleados. Si dicho peritaje indicara que el edificio es impecable desde todo punto de vista, y que el cataclismo se ensañó particularmente con este “cuasi-templo”, las disculpas, incluyendo la mía, les serán públicamente debidas a sus constructores y a las autoridades de aquel momento. Pero si se comprueba técnica y objetivamente lo contrario, inevitablemente solo pueden haber dos causas: I) negligencia profesional, o II) dolo o mala fe, con fines de aprovechamiento ilícito de recursos públicos. Propongo que el Colegio de Ingenieros de Guatemala ofrezca un peritaje gratuito para el Estado, en donde excelsos profesionales de ese gremio, den su opinión lo más versada y razonadamente posible. Luego de dicho peritaje, tiene que pasar lo que debe pasar y nunca pasa: deducir responsabilidades legales si es que dicho peritaje revela inicialmente impericia o dolo. Por supuesto, siguiéndose el debido proceso legal, ya sea la Procuraduría General de la Nación, si el caso es únicamente por ineptitud profesional, o bien, el Ministerio Público, si lo que hubo fue un auténtico caso de descarada corrupción, deben deducir responsabilidades civiles, o penales y civiles, respectivamente. No cejaremos en exigir que se deduzcan responsabilidades, si es procedente. Sería como una bofetada en la cara a los miles de damnificados por el terremoto.

    Álvaro Castellanos Howell

    15 noviembre 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Deuda flotante

    Luis Figueroa

    “¡Ahora sí!” más demagogia

    César A. García E.

    El ataque a los derechos humanos

    Andrés Oppenheimer

    Gobernación de San Marcos

    Álvaro Castellanos Howell

    Impunidad

    Editorial

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/