Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 29 de febrero de 2012

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Reforma en el Congreso

    Dina Fernández

    Cada legislador se arma de una Corte.

    Los señores diputados no parecen capaces de dar puntada sin hilo.

     

    En la administración de Oscar Berger se inventaron el famoso Programa de Apoyo Comunitario Urbano y Rural, PACUR, para canalizar fondos públicos hacia sus propias empresas o fundaciones.  En ese entonces, la asignación de contratos de obra pública y la repartición sistemática de viajes sirvieron para comprar la buena voluntad de los parlamentarios más mercachifles y su gesto dócil a la hora de levantar la mano.

     

    Bajo la administración de Álvaro Colom algunos congresistas se terminaron de quitar la careta y ya sin ningún rastro de vergüenza, se dedicaron a extorsionar al Ejecutivo mediante prácticas filibusteras.  Lo que no sabíamos es que además, el presidente de la anterior Legislatura, Roberto Alejos, permitió que la planilla del Congreso se saliera de control.

     

    Según un reportaje de Claudia Palma publicado en elPeriódico, los empleados del Congreso no deberían pasar de mil personas. Sin embargo, las concesiones hechas a los diputados para que contraten ujieres, secretarias, asistentes y sobre todo asesores se han excedido al punto que hoy el Legislativo cuenta con más de 2 mil 300 empleados que juntos devengan Q22.2 millones al mes.

     

    Esta información ha salido a luz después de que durante semanas la segunda vicepresidenta del Congreso, la diputada Nineth Montenegro, insistiera en obtener la planilla completa. Por definición y mandato legal, esos datos son públicos y el Legislativo está obligado a revelarlos en su sitio de Internet o a facilitarlos de inmediato a cualquier persona que los requiera, no digamos a una parlamentaria y con mayor razón a una integrante de la Junta Directiva.

     

    En lugar de responderle a la congresista con celeridad, los responsables se dedicaron a contorsionarse entre una excusa y un pretexto, quizá con la esperanza de que la señora Montenegro desistiera.  Tanto afán hacía sospechar que en vez de ocultar una lista de empleados públicos tenían entre manos la ubicación de una planta de enriquecimiento de uranio.

     

    Por fortuna el secreto ha sido develado y ahora sabemos que mientras Roberto Alejos mejoraba con una mano las prácticas administrativas del Congreso, con la otra dejaba que muchos diputados contrataran un séquito personal, como si quisieran hacerle la competencia a Lady Gaga y su entourage.

     

    Nadie ignora que  los legisladores se creen con derecho a quitar y poner funcionarios.  Si no se sonrojan para exigirle contrataciones a los ministros, con cuánta más confianza se sentirán para acomodar piezas en su propia institución, sin considerar si las plazas adicionales se necesitan de verdad o si sus “recomendados” tienen las calificaciones para hacer el trabajo o no. “Si ustedes vieran las presiones de los diputados”, dice elPeriódico  que lloriqueaba el actual presidente del Legislativo, Gudy Rivera, al explicar el caos en su departamento de recursos humanos.

     

    A fin de encontrarle remedio a esta situación, la Junta Directiva ha decidido solicitar un diagnóstico sobre las necesidades de personal a Acción Ciudadana.  Si con ello piensan justificar técnicamente una reorganización,  sea. Están estirando la pita de nuestra paciencia pues no se requiere de ninguna investigación para hacer que la ley se cumpla.

     

    Ahora bien, el mérito de la diputada Montenegro es que ha vuelto a poner el dedo sobre la necesidad de una reforma en el Congreso que va más allá de lo puramente administrativo.  Para comenzar, hay que asegurarse que el número de congresistas no siga creciendo hasta el infinito. ¿Dónde están los diputados que tanto prometieron en campaña poner orden en su propia casa y entrarle de lleno a la reforma política?

     

    Vea www.dinafernandez.com

    Dina Fernández

    28 febrero 2012

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Leyes y más leyes

    Editorial

    Cántico de alabanza

    Mario Roberto Morales

    Guatemorfosis

    José Luis Chea Urruela

    Las capas medias goleadas

    Eduardo Velásquez Carrera

    Comentarios…

    Raúl Minondo Ayau

    Reforma en el Congreso

    Dina Fernández

    Una mano

    Anabella Giracca

    El rincón de Casandra

    Jacques Seidner

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/