Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, viernes 16 de julio de 2010

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Las diez familias

    Juan Luis Font

    Para empezar, son más de ocho o diez.

    Ese cable de la agencia española de noticias, Efe, fechado en Barcelona, atribuía al Comisionado Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) unas declaraciones tan comunes y tan corrientes que cuesta entender por qué causaron tanta polémica en el país. Muy de vez en cuando alguien se pronuncia de esa manera frontera adentro. Ni siquiera lo hace el propio Carlos Castresana.


    ¿Pero es que acaso hay algo de controversial en sus palabras? A ver. Que los partidos políticos no tienen verdadera convicción en el combate a la impunidad en Guatemala es algo tan cierto que hasta risa da que alguien procure negarlo. Vean si no la de ruegos y peticiones que se necesita hacer a los diputados al Congreso para conseguir su voto favorable a las 11 iniciativas de ley que se encuentran hasta ahora estancadas . No se diga más.
    ¿Qué los poderes del Estado se hacen los remolones respecto al mismo tema? Ay Dios. Nos ha tomado la mar y sus conchas que el Gobierno construya una cárcel para aislar a los reos que ordenan las extorsiones y las ejecuciones desde la prisión. En cambio, el reparto de bolsas solidarias se cumple sin falta. Para eso hay más voluntad.


    Pero el tema que en verdad desata todas las pasiones se refiere a la supuesta mención (supuesta, digo, porque luego ha habido un desmentido de las declaraciones) respecto a que diez familias de origen criollo son dueñas del país, carecen de convicción respecto a la necesidad de establecer un sistema real de justicia y que forman parte de un status quo corrupto. Ahí se arma la de Cristo.
    Todo el mundo quiere saber de qué diez familias habla (como si fuera tan difícil establecer a qué grupos empresariales se les identifica como el G-8), y la mitad más uno se apresura a atribuirle a este conjunto todos los males de Guatemala. En nuestra sencilla idiosincrasia, teísta hasta los tuétanos, siempre tiene que haber un villano supremo, responsable de todas las desgracias.


    Seguro este es el tipo de temas del cual nos haría bien hablar más a menudo. Para empezar, son más de ocho o diez familias las que pueden ser consideradas dueñas de gran capital en Guatemala. ¿Pero por qué ningún periodista o académico hacemos una investigación como la que se ha hecho en cualquier país de América Latina y la publica en un libro titulado “Los dueños del dinero”? Por miedo. Nomás por eso. Sería saludable que la investigación procure explicar de dónde provienen los que en este momento son considerados los capitales más sólidos del país. ¿Acaso están aún vinculados al agro? Sin duda. La caña de azúcar, el café, el banano y más recientemente el plátano y la palma africana dan origen a las fortunas más grandes, que sin embargo, se encuentran emparentadas con la banca y las finanzas. La industria (cementos, cerveza, harinas procesadas, alimentos, textiles), el comercio a gran escala, los servicios, los canales de televisión, integran esas grandes fortunas. Nos haría bien comprender mejor cómo se han construido cada una de ellas. Qué beneficios y/o privilegios han requerido o requieren del Estado, qué vinculación han tenido con el régimen de Gobierno.


    Ventilar estos temas, abrir la discusión de forma clara, serviría para conjurar fantasmas. Sobre todo, en un contexto en el que, ya se ve, al nomás pronunciarse unas breves declaraciones al respecto muy pronto surge la discusión respecto a si esos grupos son responsables de graves problemas para todos los guatemaltecos o son en realidad la fuente más sólida de empleos estables en el país y los principales generadores de ingresos para el Estado. O las dos cosas a un tiempo.
    ¿Es el Estado, este Estado fallido para muchos más no para ellos, su rehén? De todo eso necesitamos hablar. Y no en Barcelona, sino aquí en Guatemala.

    Juan Luis Font

    15 julio 2010

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Las diez familias

    Juan Luis Font

    Respuesta a la crisis de valores

    Margarita de Klanderud

    La burocracia bancaria

    Gustavo Berganza

    Oposición a la minería

    Carol Zardetto

    Lo que el pisto se llevó

    César A. García E.

    Entre mentira y miedo

    elEditorial

    ¿Quién ganará en Venezuela?

    Andrés Oppenheimer

    Invertir en justicia

    Álvaro Castellanos Howell

    Líderes de corazón

    Roberto Moreno

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Una posible solución para la crisis

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251375/

    De importancia capital

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251374/

    Hablando franco

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251373/

    No debemos callar

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251372/

    Pero… ¡Qué Fiscal tenemos!

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251371/

    Burocracia versus modernización

    Publicado:(2014-07-24)

    /es/20140724/opinion/251370/

    “Belcebú”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251320/

    El buen desempeño económico y la seguridad

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251305/

    La letra “R”

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251304/

    Comentarios… ¡Ánimo Ejército!

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251303/

    El rincón de Casandra

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251302/

    China pisa fuerte en Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251301/

    Cuando la mentira y las argucias imperan

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251300/

    Despenalización de las drogas: un camino posible

    Publicado:(2014-07-23)

    /es/20140723/opinion/251299/

    El futuro es hoy

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251242/

    ISR: ¡El “Muso” tenía razón!

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251241/

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/