Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, miércoles 28 de abril de 2010

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    Nuestra identidad y nación

    Edwin J. Asturias

    Una expresión de soberanía y pertenencia.

    Los suizos recién prohibieron por voto directo los minaretes, torres desde las que los musulmanes son convocados a la oración. Francia, el pueblo que dio vida al concepto moderno político y cultural de nación se ha embarcado en discutir para sí, su identidad actual. Y nosotros, ¿qué identidad tenemos?, ¿qué es ser guatemalteco? Pocas veces como sociedad hemos hecho el ensayo de descifrar el alma del guatemalteco. Siempre nos la han dibujado. Después de la independencia, Rafael Carrera nos escindió como república quebrantando la federación en cinco provincias. Barrios en 1885, lanzó su fracasada cruzada unionista para reconvertirnos a centroamericanos.


    Cinco siglos después de la colisión de los pueblos, hay pocos guatemaltecos que puedan atestar de ser indios o españoles puros. Y a pesar de ello acarreamos un hondo desconocimiento de ambas culturas que se fusionaron en esta tierra y que integran el cimiento de este pueblo. La renegación de una cultura sobre la otra ha sido una tara constante para el desarrollo de nuestra identidad. Es más, durante la guerra civil percibimos atemorizados cómo algunos paisanos nos imaginaban convirtiéndonos en rusos, cubanos o en colonos norteamericanos, sin pensar que la razón de la guerra era la fractura misma de una identidad nacional que cobijara el sueño guatemalteco.


    Tal vez en lo que sí hemos confluido, es en definirnos como “chapines”. Un término en boga en diccionarios y frases que acarician nuestro orgullo. Pero ser guatemalteco es más que el azul y blanco, el tamal, la monja blanca o vestirse de cucurucho o Tz’utujil. Conlleva una expresión de soberanía, de pertenencia, en la que todos se consideran nacionales útiles. La radiografía sociológica del linaje guatemalensis debe iniciar por reconocer nuestro estilo de vida colectivo, lo que Ortega y Gasset llamara nuestra “unidad de convivencia”. Llevar la identidad hacia un verdadero concepto de nación o supranación centroamericana como lo anhela Europa implica pensar más allá de nuestros símbolos. La identidad se hace y se construye. Envuelve educar a cada guatemalteco en el por qué somos y podemos ser mejores, y cuál es nuestra fortaleza como agregado. Por ello los gritos de gobernantes a dividirnos en ricos y pobres, o indígenas y criollos hace muy poco por construir la identidad y por ende la nación. Reinventarnos como sociedad requiere despojarnos de ideologías esclerosantes y de oportunismos mediocres para iniciar el camino hacia la Guatemala histórica y la Gran Centroamérica y dejar de fingir que somos otros.

    Edwin J. Asturias

    28 abril 2010

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Capitalismo y socialismo

    Alfonso Abril

    Nuestra identidad y nación

    Edwin J. Asturias

    El rincón de Casandra

    Jacques Seidner

    Comentarios

    Raúl Minondo Ayau

    La Ley de Arizona y los bonos

    Harold Caballeros

    El prejuicio de no tener prejuicios

    Mario Roberto Morales

    Monotonía

    Anabella Giracca

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/

    ¿Funcionará el banco de los BRICS?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251063/

    La sanción de la víctima

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251062/

    Norberto Bobbio

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251061/

    América Latina en el fútbol y en la geopolítica global

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251060/

    Superhéroes migrantes

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250986/

    Los niños en la teoría del “globo”

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250985/

    ¿Qué es la Cultura Tributaria?

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250984/

    Varios temas de actualidad

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250983/