Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, sábado 08 de agosto de 2009

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    La ética en cuestión

    Anamaría Cofiño K.

    Las cuentas claras son necesarias para cualquier relación.

    La vida nos va poniendo frente a disyuntivas en las que tenemos que elegir. Muchas veces la falta de experiencia nos hace tomar decisiones precipitadas y cometemos errores. En nuestra manera de conducirnos influyen las creencias, el deber ser, las normas, los intereses personales, las circunstancias. Ser personas éticas o tener una ética nos exige reflexionar profundamente para establecer qué es lo que consideramos justo y actuar en consonancia.

    Sé que muchos de los términos que estoy empleando pueden interpretarse de muchas maneras, según quién lo haga y desde dónde. En todo caso, estoy escribiendo en voz alta sobre algo que se asume individualmente, en lo personal, pero que tiene que ver con lo que nos incumbe como sociedad: la política.

    Todo esto viene a cuenta por la condena de un año de cárcel contra Raúl Figueroa Sarti, impuesta por el uso de una fotografía en la portada de un libro que su prestigiosa editorial publicó, con autorización de palabra y frente a testigo de quien le dio la imagen. De su lado, quien reclama un pago exorbitante por el uso de esta, además de entablar juicio legal, está poniendo en cuestión no sólo su ética, sino su calidad humana.

    Este caso ilustra cómo las leyes se retuercen y el sistema hace contorsiones a la hora de juzgar y castigar. Y cómo la confianza puede ser traicionada sin el menor escrúpulo. Creer en la palabra de alguien y no establecer por escrito los pactos y contratos se paga caro, más que crímenes graves. La verdad está sujeta a juegos de poder.

    El sistema judicial en Guatemala –ya sabemos– está tan corrompido que ya no se le respeta, mucho menos se cree en él. De esas salas rara vez salen condenas para quienes asesinan, violan o secuestran. Allí las pruebas se hacen perdidizas, los documentos se extravían, corren las mordidas y las influencias. En la cadena de funcionarios y abogados implicados, hay muchos eslabones perdidos que se prestan a inclinar la balanza para donde más le paguen. La ética allí brilla por su ausencia. Por eso es que la impunidad sigue aumentando, y con ella la destrucción del Estado.

    ¿Cómo podemos establecer en este país fundado sobre un sistema colonial injusto y corrupto, formas de vida que se basen en principios éticos claros que se apliquen de manera igualitaria? ¿Cómo eliminamos esos males, la discriminación, el abuso y la falsedad, si se han vuelto costumbre y se aceptan como naturales?

    Las cuentas claras son necesarias para cualquier relación, sea entre empresarios y trabajadores, entre miembros de una organización, entre familiares y amistades, entre el Estado y la ciudadanía. Eso implica responsabilidad y transparencia, lucidez y sentido de justicia. Si no ponemos nuestra ética en cuestión, puede que practiquemos morales oscuros, fondos y dudosa procedencia.

    Anamaría Cofiño K.

    7 agosto 2009

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    Mí misma, feliz cumpleaños

    Lucrecia de Palomo

    La ética en cuestión

    Anamaría Cofiño K.

    Cómo se transformó Colombia

    Sylvia Gereda Valenzuela

    ProReforma constitucional

    Jose Rodolfo Pérez Lara

    Las bases de la ira

    Carlos Alberto Montaner

    Alentador

    Acisclo Valladares Molina

    Nuevo presupuesto

    elEditorial

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/

    ¿Funcionará el banco de los BRICS?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251063/

    La sanción de la víctima

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251062/

    Norberto Bobbio

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251061/

    América Latina en el fútbol y en la geopolítica global

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251060/

    Superhéroes migrantes

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250986/

    Los niños en la teoría del “globo”

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250985/

    ¿Qué es la Cultura Tributaria?

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250984/

    Varios temas de actualidad

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250983/