Temp. actual

clima
24°C

Prob. de lluvia

lluvia
80%

Compra

  • 7.68
  • dolar

    Venta

  • 7.86
  • logoep

    Guatemala, martes 15 de febrero de 2005

    facebook twitter youtube instagram mail rss

    OPINIÓN

    ¿Y si jugáramos capirucho?

    Rigoberto Juárez-Paz

    En mi calidad de futbolista durante la adolescencia, creo que el problema del equipo nacional es la condición física.

    En la fila, en un banco, un indignado aficionado me preguntó: “¿Vio usted el juego de la Selección contra Panamá?” Le contesté que sólo había visto el segundo tiempo. “¿Y qué le pareció?” Estuvo bien, pero creo que Panamá jugó mejor. No sé si las estadísticas lo confirman, pero me pareció que ellos controlaron más tiempo el balón y que llegaban al arco nacional con mayor facilidad que nosotros al de ellos.

    “Lo que pasa”, agregó furibundo mi interlocutor, “es que aquí juegan bien pero en cuanto salen al extranjero se acobardan. Es cuestión de carácter. El carácter nacional es timorato, acomplejado. Eso también nos hace agresivos. ¿Vio usted cómo el conocido jugador que en vez de pulmones tiene branquias usa los codos para agredir a los contrincantes? Hace unos años, en un juego local, yo lo vi lanzar con tan mala intención un codazo a un adversario que si le pega le rompe el cuello. Tal vez sería mejor que en vez de fútbol fuéramos a competencias internacionales de bailar trompo o de jugar capirucho, o mejor aún, a competencias internacionales de “juego de pelota”. En eso sí seríamos llamados mayas. A propósito, hasta ahora no he visto que ningún indígena se interese por los juegos de la Selección. ¿Será que a ellos no les interesa y que en realidad carecen del sentido de pertenecer a la nación guatemalteca?

    Podría ser, usted. En nuestro territorio hay varias naciones que no se hablan ni de ninguna otra manera se comunican. Empezando porque no tenemos un idioma común”. (Ese tema me ha interesado mucho y estuve a punto de aprovechar la ocasión para reiterar mis opiniones al respecto, pero opté por no hacerlo).

    Era evidente que mi interlocutor estaba decepcionado y enojado. Un vecino de la fila lo miraba con disgusto. Por unos instantes pensé que antes de llegar a la puerta del banco se darían de puñetazos. Pero afortunadamente no fue así. El sábado 12, en la sección de Cartas de elPeriódico, Eduardo Herrera escribió: “Nuevamente la Selección Nacional demostró que no está preparada para la competencia mundialista. Es el grupo que más preparación ha tenido, viajes, hoteles, equipo, uniformes, todo se les ha dado y ¿qué demostraron? Que son chamusqueros. Con ese equipo nunca vamos llegar lejos”.

    En mi calidad de futbolista de la adolescencia, desde hace mucho tiempo he creído que el principal problema de los equipos nacionales que han participado en competencias, nacionales o internacionales, es su condición física.

    Nuestros equipos generalmente juegan bastante bien en el primer tiempo, como se decía antes, pero en el segundo desfallecen y son fáciles presas de jugadores físicamente mejor preparados. Eso se ha notado especialmente en competencias internacionales. Muchos jugadores también han sido o son bebedores de licor y no están en condiciones de responder a las exigencias del juego.

    Rigoberto Juárez-Paz

    14 febrero 2005

    COMENTARIOS
    Reglas para comentar en el foro

    Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.



    Agregar su comentario
    comments powered by Disqus

    PARA LEER

    ¿Utilidades?

    Edgar Villanueva Vargas *

    Sentidos obituarios

    Jorge Palmieri

    El cisma en el CACIF

    Gustavo Berganza

    ¿Y si jugáramos capirucho?

    Rigoberto Juárez-Paz

    Matanza incontrolable

    elEditorial

    OPINION
    JOTA C

    Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300

    Mas en esta seccion

    Intolerancia

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251240/

    ¿Qué puede aprender Latinoamérica del Mundial de fútbol?

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251239/

    Esa imperceptible cosa llamada desigualdad

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251238/

    Bipartidismo legislativo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251237/

    El vacío de poder en Gaza

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251236/

    Contraloría de Cuentas

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251235/

    La otra cara del caudillo

    Publicado:(2014-07-22)

    /es/20140722/opinion/251234/

    Treinta meses después…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251189/

    Democracia simulada

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251174/

    El impacto de los procesos de urbanización

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251173/

    ¿Guardias o asesinos?

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251172/

    PP y Lider: una señal

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251170/

    Olas de niños migrantes: si ponemos las cosas en su lugar…

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251169/

    El país de los absurdos

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251168/

    El entendimiento mutuo y el respeto

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251167/

    Consumo de Internet crece en toda Latinoamérica

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251166/

    Más huevón

    Publicado:(2014-07-21)

    /es/20140721/opinion/251165/

    El Mundial de la FIFA

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251109/

    “CaradeHacha” y la carretera al Atlántico

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251108/

    El peor de los males

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251107/

    La inteligencia artificial (IA), ¿el invento final?

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251106/

    Guatemala en riesgo a país seguro

    Publicado:(2014-07-19)

    /es/20140719/opinion/251105/

    Educación con Calidad

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251067/

    Israel y Hamas no son lo mismo

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251066/

    El oscuro testaferro

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251065/

    ¿Terminaremos todos en la cárcel?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251064/

    ¿Funcionará el banco de los BRICS?

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251063/

    La sanción de la víctima

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251062/

    Norberto Bobbio

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251061/

    América Latina en el fútbol y en la geopolítica global

    Publicado:(2014-07-18)

    /es/20140718/opinion/251060/

    Superhéroes migrantes

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250986/

    Los niños en la teoría del “globo”

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250985/

    ¿Qué es la Cultura Tributaria?

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250984/

    Varios temas de actualidad

    Publicado:(2014-07-17)

    /es/20140717/opinion/250983/