logoep

Viernes 20 DE Enero DE 2017

BUSCAR EDICIÓN

cal
facebook twitter rss rss rss rss

There are two ways to buy Viagra: Viagra for sale by going to the common pharmacy or online. levitra for sale seriously helps in availability of brand levitra.
El Acordeón

Amores en muchas épocas

Ana Maria Rodas

LA TELENOVELA


Un escritor vive de pescar gestos casi imperceptibles en los rostros e imaginar en esa minfracción de la realidad un universo entero, y de rebañar cuanto libro crece por arte de magia en su casa. También respira cuando llega el tiempo de la tala.

Y donar libros —especialmente aquellos que ya solo pueden servir como referencia histórica o los que aun siendo buenos ya no van a decir mayor cosa— es un acto malogrado desde el principio, porque los libros son hongos que crecen todo el año.

Lo único que ofrecen esas podas juiciosas es constatar que existen en la biblioteca libros que jamás podrán salir de ella como no sea para vivir en al lado de un sofá cierto tiempo antes de regresar a su espacio en los anaqueles.

La tala más reciente me sirvió, sobre todo, para hallar libros que no había visto en mucho tiempo. Las ramas volvieron a crecer y al ir buscando espacios para los nuevos volúmenes en las estanterías encontré textos y dedicatorias  maravillosos escondidos entre libros cuyas hojas comienzan a amarillear.

Así, entre los recién llegados y los rescatados, paso los días con el rostro sumido entre las páginas, con el momento necesario para percibir por el ventanal cómo la mañana se ha transformado en noche y es tiempo de salir a ver las estrellas, que son fieles y siguen ahí.

En estos días releo ‘Hambre’, una de las novelas que impactaron mi adolescencia. El relato cuasi autobiográfico de un autor noruego que nació en Cristianía, la ciudad que ahora se llama Oslo. Knut Hamsun, en  general, es un modernista. Su escritura se desliza entre los monólogos internos, la subjetividad, la fragmentación, los flashbacks; un lirismo especial.

La novela fue publicada en 1890 y a mi juicio es sobresaliente. La Academia Sueca debe haber tenido mucho respeto por su obra porque en 1920 le otorgó a Hamsun el Premio Nobel de Literatura.

Leo en gran desorden como es mi costumbre. Dejo a Hamsun para entrar en el mundo de Aldous Huxley. Pero no en ese ‘Mundo Feliz’ del que todos hablan. Prefiero ‘Ciego en Gaza’ y ‘Viejo muere el cisne’, de mayor peso. Ya tengo localizados algunos de sus otros variados libros: ‘Las puertas de la percepción’, ensayo en el que narra sus experiencias con la mescalina. Y el cuento ‘La sonrisa de la Gioconda’.

Menos problemas habría tenido en mi vida si cuando leí ‘La sonrisa’ —a los catorce años— hubiera internalizado lo que dice su protagonista en determinado momento: Todo esto es una maldita estupidez. ¿No tienes ni la menor noción de cómo es la mentalidad de un hombre civilizado? […] Supongo que imaginabas que estaba tan locamente enamorado de ti que era capaz de cometer cualquier locura. ¿Cuándo entenderán las mujeres que nosotros no nos enamoramos locamente?”

Vuelvo a ver la pila de libros y ahí están las ‘Crónicas Marcianas’ de Bradbury. Poesía pura. Lo juro. No he leído jamás una obra suya en español por miedo a las traduciones.  Los libros de Modiano que Luis Eduardo me envió hace un par de años. Hay una señal entre las páginas de ‘Livret de Famille’ que marcan el lugar donde anoche dejé su lectura. Y no lo leo por los premios de Austria y Francia que recibió antes de ser Premio Nobel de Literatura sino porque su lenguaje es delicioso y puede resbalarse una por él y olvidarse de los moretes que deja la vida.

En otra mesita está Beckett, cuyo ‘Innombrable’ leí a finales de los sesenta, pocos años después de haber aparecido. En ese tiempo no sabía que era la novela final de su inmortal trilogía: ‘Molloy’, la primera; ‘Malone Muere’, la segunda; y ese ‘Innombrable’ que finaliza triunfal y poco comprendido: … Seré yo, será el silencio, allí donde estoy, no sé, no lo sabré nunca, en el silencio no se sabe, no puedo seguir, seguiré.”

Sí, Beckett es también Premio Nobel, pero creo que nadie que se respete se interesa en un autor por los premios. Hay tantos que podrían merecerlos y jamás los obtuvieron. Llegué a Beckett por su compatriota, Joyce, quien siempre está ahí, al alcance de la mano. Como lo están los cuentos de Cortázar, los poemas de Idea Vilariño.

Adquisición reciente, gracias al Proyecto Gutenberg: un libro de Marie de France —poeta del siglo XII nacida en Francia y que vivió en Inglaterra—llamado ‘Guingamor, Lanval, Tyolet, Bisclaveret’. Romances Arturianos que esperé, sin esperanza, tantos años…


2016-12-11

Noticias relacionadas
COMENTARIOS
Reglas para comentar en el foro

Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.


    Agregar su comentario



    OPINION
  • Suscripciones: (502) 2427-2323 /

    [email protected]

    (502) 2427-2323

    Ventas y Publicidad:

    (502) 2427-2332 y 33

    [email protected]

  • PORTADA

    ELPELADERO

    PAÍS

    ECONOMÍA

    OPINIÓN

    INTERNACIONAL

    DEPORTES

    DOMINGO

  • Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300