Domingo 19 Marzo 2017
Domingo

El muelle de los US$30 millones (parte II y final)

Manolo Vela Castañeda

[email protected]

Ilustración Jorge Antonio de León > El periódico

En el artículo anterior, publicado el domingo 3 de marzo, describí la trayectoria que llevó al contrato con el cual se fundó e inició operaciones TCQ (Terminal de Contenedores Quetzal). Allí señalamos que el contrato con el que opera TCQ es un instrumento inconstitucional e ilegal, que fue posible sólo por la comisión de una serie de fraudes y delitos. Ahora analizaremos el carácter leonino del contrato, y de cómo éste es perjudicial para el Estado. También, veremos la importancia de TCQ para el comercio regional. Empecemos por el análisis de algunas cláusulas del contrato con las que queda en evidencia como Maersk se despacha con la cuchara grande.

La cláusula tercera del contrato establece que: “Puerto Quetzal se compromete a otorgar a TCQ ya sea de forma gratuita u onerosa las áreas adicionales que sean necesarias para el cumplimiento de los objetivos de la Terminal […]” La cláusula cuadragésima sexta establece: “Para el desarrollo de las fases 2 y 3 de la Terminal, TCQ solicitará en usufructo oneroso a PQ un nuevo espacio de terreno […]” El contrato de los US$30 millones le establece a EPQ (Empresa Portuaria Quetzal) un compromiso de otorgar “áreas adicionales”, no se determina aquí dónde, ni de qué extensión; pudiendo –además- ser éstas gratuitas. Hicieron un usufructo que establece la obligatoriedad de otro.

Para que buques grandes atraquen en TCQ se requiere un trabajo de dragado, para hacer más profundo el canal de acceso. Y ¿quién se va a hacer cargo de esto? ¿TCQ? No, en el contrato se establece que: “En ningún caso será a costa de TCQ las obras de dragado y/o mantenimiento de la dársena de maniobras o del canal de acceso.” De nuevo, el contrato compromete a la EPQ, es decir al Estado de Guatemala, a que sea éste quien realice obras y les dé mantenimiento. Para operar, TCQ necesita 4 metros más de profundidad, de los que hasta ahora tiene PQ (Puerto Quetzal), lo que no es una operación de ingeniería nada sencilla. Por cuestiones de espacio no puedo detenerme más en este punto.

El contrato de TCQ le otorga a ésta el monopolio para la descarga de contenedores de buques de gran calado en la costa del Pacífico. Pero, más allá de eso, lo significativo de TCQ no es su operación en Guatemala; ellos tienen claro que TCQ es Centroamérica y el sur de México. En las costas del Pacífico de toda la región no hay un solo muelle que pueda estar en condiciones de mover tal cantidad de carga. De ese tamaño es la verdadera operación de Maersk en Guatemala.

Pero hay algo más: esa articulación entre la naviera, Maersk, y el muelle, operado por TCQ, que también es propiedad de Maersk, y que ostenta este derecho de monopolio, causa pavor en otras navieras que ven en el contrato de TCQ una competencia desleal. En esas condiciones, desde el punto de vista de Maersk ¿qué empresa podría dejar escapar un contrato de este tipo?

Y así podríamos seguir, listando cláusulas que ponen de rodillas al Estado para que la empresa se enriquezca. ¿Cómo creer en la palabra del interventor, cuando afirma que los US$30 millones en sobornos no influyeron en la fijación de los términos del contrato? ¡Vaya bondad la de Maersk! Pobrecitos, hasta los españoles les han pillao’. Vamos: Maersk hace que la mafia de los Pérez Maura palidezca.

Otra línea de argumentación en contra de TCQ hace ver cómo mientras ahora EPQ entrega recursos al Estado y a catorce municipios del departamento de Escuinlta, conforme se reduzcan sus operaciones, por la entrada en operaciones de TCQ, esos recursos irán disminuyendo, constituyendo esto una pérdida para el Estado. Pero en esto tampoco –por razones de espacio- podemos detenernos ahora.

Y ¿De quién es la responsabilidad? La responsabilidad de la continuación de esta operación mafiosa recae en una sola persona: el presidente Morales. El Organismo Ejecutivo, por medio del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, ejerce la rectoría y autoridad portuaria del país. Frente a ello, como ya estamos acostumbrados, el Presidente puede argumentar que “todos somos responsables”, ahora, también, del contrato de TCQ. En lugar de proponer a Maersk la rescisión del contrato por mutuo acuerdo, la decisión del Ejecutivo fue aceptar la propuesta de la empresa, que él mismo, el presidente Morales, cabildeó en el Congreso, como antes lo hizo el “interventor” Alexander Aisenztad. Por ello decíamos en la primera parte del artículo que el licenciado Aisenztad en lugar de interventor se convirtió en el representante de los intereses de Maersk en Guatemala.

A pesar que TCQ incumplió en reiteradas ocasiones el contrato, el gobierno ha decidido, desde Pérez Molina, faltaba más, pasando por Maldonado Aguirre y ahora Morales, no hacer uso de la potestad para rescindir el contrato.

El expresidente Maldonado publicó una nota en este medio, intentando salvar su nombre. Basta recordarle a Maldonado Aguirre que durante sus cuatro meses y días en el cargo no dio instrucciones precisas a la Procuradora General para que ésta emprendiera acción legal alguna. Dos días antes de dejar el cargo, vaya sentido de la oportunidad, remitió una nota a la Procuradora sugiriéndole seguir analizando el caso. Hasta la Procuradora General se quejó de que el presidente nunca le dio “instrucciones precisas”. ¿Hace falta más aclaración?

Claro, al final, los empresarios guatemaltecos contarán con una terminal más ágil para mover sus mercancías. Pero, ¿debe esto hacerse a costa del Estado de Derecho; y, más simbólico aún, de aceptar el contrato con el que el gobierno de Pérez Molina negoció US$30 millones en sobornos? Más allá de las inconstitucionalidades y los delitos cometidos en torno al contrato, por si esto no fuera suficiente, los términos del contrato –como aquí pudimos ver- para el Estado de Guatemala serán –durante décadas- perjudiciales.

 

***

 

En la preparación de este texto fueron fundamentales cuatro estudios elaborados por la Asociación de Ingenieros Jubilados de Guatemala. Los estudios fueron preparados por ingenieros civiles y un ingeniero naval, con experiencia en obras portuarias, y todos con experiencia en contratación, construcción y supervisión de obras en los sectores públicos, y privados y en administración, en cargos de alto nivel. A ellos mi agradecimiento.

comentarios

7 respuestas a “El muelle de los US$30 millones (parte II y final)”

  1. Roberto Ximenej dice:

    Las havas que aquí se cuecen con este ilegal contrato de la TCQ son de tamaño catedral. Hay que recordar que hasta el Banco Mundial está envuelto y “envolvido”, que muchas manos han y se mantienen untadas y que algunas untadas serán suficientes para la manutención de tres generaciones de algunas familia.

  2. ...!!! dice:

    De todo el mundo es sabido que Puerto Quetzal tiene serios problemas de azolvamiento, por eso ha existido desde su construccion el sucio, sucio negocio del dragado. Eso ya lo sabian los de EPQ, los de la UNE Y PP que hicieron ese sucio negocio con TCQ y los espanioletes de TCB. La meta era agrandar mas el robo del dragado, y ahora viene la “racunstruccion-hueveo” de la carretera…Poerque no a reconstruyeron antes de TCQ?? Porque no dragaron antes? Estar Portillo y au testafero Julio Giron en el bisne? Estaran los indicatos tra la mordida del dragador???

  3. J. García dice:

    Ya van a venir las navieras chinas cuando compren a las navieras y puertos mas importantes y alli si vamos hablar de un monopolio de verdad.

  4. A. Kritiko dice:

    Este es el verdadero meganegocio de Negocion JM, y del vendepatrias AMAguirre. Y de repente les salio de cupon(cortina de humo) la quemada de las adolecentes pues su PGN Morfina estaba muy ocupada con los holandeses “donde hay billete” en guateratas, lo demas vale… http://lahora.gt/como-no-hay-billete/

  5. Jordi Trullás dice:

    Desde antes de su inauguración Puerto quetzal fue, es y seguirá siendo la gallinita de los huevos de oro de buen numero, ya hoy ex milicos. Y por nada del mundo esto cambiara. Habrán muchos delegados y títeres pero los dueños del negocios todos tuvieron uniforme y no de carteros.

  6. Jose pinzon dice:

    Mis respetos al columnista, y. Como le pagaron al payaso, seguro fuera de fronteras por qué solo la cara de mula tiene pero para transero es número uno

  7. Dr. Byron E. Saravia dice:

    DESDE MI BALCON!!!!, desde el principio, se DEBIA HABER DECLARADO LA NULIDAD DE TODO CONTRATO, SE DEBIA HABER DEMANDADO A MAERSK ante Cortes Europeas por SOBORNO a funcionarios del Estado de Guatemala y pedir, que las instalaciones, equipos y facilidades pasaran a poder del Estado de Guatemala y por ende a su Ente Porturario, la Empresa Portuaria Quetzal sin mas dilacion. Pero, estos ladrones del gobierno del payaso incendiario de MORALES solo buscaron como taparle el ojo al macho y lo hicieron pasar a como diera lugar. Desde el principio del ratero gobierno de Otto Sin Cerebro Perez Molina y la Zorra de Roxana Baldetti, nos referimos a informes de factibilidad financiera, impacto ecologico y danos a la vulnerabilidad financiera de EPQ. Solo un grupo de rateros que sigue en el Gobierno incendiario del Payaso Morales sigue con su cancion,,,,,URGE RESCINDIR EL CONTRATO Y DECLARALO LESIVO A LOS INTERESES DE LA NACION!!!!!!, todas las instalaciones deben ser confiscadas y pasadas a la EPQ. Nombrar una Comision de elite que las administre y las ponga a trabajar para que EPQ haga mas dinero y mas fondos al Estado de Guatemala. Procuradora General de la Nacion, haga algo, no solo salga en la prensa para que digan que dijo algo!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *