Domingo 19 Marzo 2017
Domingo

¿A qué clase media pertenece usted?

Moisés Naím

Ilustración Jorge Antonio de León > El periódico

Hace seis años escribí esto: “La principal fuente de los conflictos venideros no van a ser los choques entre civilizaciones, sino las expectativas frustradas de las clases medias que declinan en los países ricos y crecen en los países pobres”.

Mi argumento en ese entonces –y que ahora se ha confirmado– es que las clases medias en Estados Unidos, Europa y otros países de mayores ingresos verían empeorar su estándar de vida, mientras que en China, Turquía, Colombia y otros países emergentes la situación económica de los más pobres mejoraba. En ese mismo artículo señalé que tanto el aumento como la disminución de los ingresos generan expectativas que alimentan la inestabilidad social y política. La sorpresa, por supuesto, es que el aumento de los ingresos de la gente en los países pobres sea una fuente de inestabilidad. Más abajo vuelvo sobre esta paradoja. En ese artículo de 2011 también alerté de que “inevitablemente, algunos políticos en los países avanzados aprovecharán este descontento para culpar del deterioro económico al auge de otras naciones”. Y finalicé pronosticando que las consecuencias internacionales de este choque de clases, que entonces no eran obvias, acabarían siéndolo.

Bueno… lamentablemente, ya lo son

En estos tiempos de brexit, Donald Trump, Marine Le Pen, Geert Wilders, Podemos y otras sorpresas políticas proliferan los análisis que intentan descifrar las fuerzas que nutren “La Gran Furia”, ese profundo descontento que lleva a los votantes a escoger a quien sea con tal de que no se parezca “a los de antes”. La globalización, la inmigración, la automatización, la desigualdad, el nacionalismo y el racismo son solo algunas de las causas que más comúnmente se mencionan para explicar “La Gran Furia”. Pero me ha llamado la atención que los análisis no incluyen en su explicación lo que está sucediendo en Asia, América Latina o África. Una vez más, la narrativa dominante trata como si fuera mundial un fenómeno regional que ocurre principalmente en Norteamérica y en el Viejo Continente.

Los análisis ignoran que la clase media, esa que en Europa y EE. UU. está luchando para no perder su preeminencia económica, social y política está en pleno apogeo en el resto del mundo. Para una familia en India que, por primera vez, tiene ingresos que le permiten tener medicinas, casa, coche, televisión, teléfonos inteligentes y algo de ahorros, la defensa de la supremacía blanca que en EE. UU. motivó a muchos a votar por Donald Trump resulta ininteligible.

El apogeo de la clase media en países pobres es la principal revelación de un importante estudio que acaba de ser publicado por Homi Kharas, uno de los más respetados estudiosos de la cuestión. Sus cálculos indican que hoy 3 mil 200 millones de personas forman parte de la clase media en el mundo, es decir el 42 por ciento de la población total. Para estos cálculos, los investigadores e instituciones como el Banco Mundial definen como clase media a las personas con ingresos diarios de entre US$11 y US$110 al día. Este segmento ha venido creciendo rápidamente, pero a diferentes ritmos. Mientras que en Estados Unidos, Europa y Japón crece anualmente al 0.5 por ciento, en China e India suma un seis por ciento cada año.

Globalmente, la clase media aumenta 160 millones de personas al año y de seguir a este ritmo, en pocos años, la mayoría de la humanidad vivirá, por primera vez en la historia, en hogares de esta categoría. Si bien las clases medias son hoy más numerosas que nunca en países como Nigeria, Senegal, Perú o Chile, su expansión es un fenómeno primordialmente asiático. Según Kharas, la abrumadora mayoría (¡el 88 por ciento!) de los 1 mil millones de personas que formarán parte de este estrato en los próximos años vivirá en Asia.

El impacto económico de todo esto es enorme. El consumo de la clase media en países de menores ingresos crece al cuatro por ciento anual y ya equivale a un tercio del total de la economía global.

Naturalmente, los cambios que está experimentando la clase media tiene importantes consecuencias políticas. En Europa y EE. UU. estas consecuencias ya las vemos en los resultados de las elecciones, los referendos y en la proliferación de improbables candidatos que promueven agendas inéditas. En los países de menores ingresos, en los cuales la clase media crece a gran velocidad, también crecen rápidamente las expectativas y exigencias. Estos nuevos protagonistas sociales más tecnológicamente conectados, con más poder adquisitivo, más educación, más información y más conciencia de sus derechos son una fuente de inmensas presiones sobre gobiernos que no tienen la capacidad de satisfacer esas expectativas.

La clase media de los países ricos se siente amenazada y va a exigir a sus gobiernos acciones y resultados que mantengan sus estándares de vida históricos. Al mismo tiempo, la clase media de los países emergentes está más esperanzada que nunca y luchará para que su progreso continúe.

Como ya lo estamos viendo, estas agendas políticas divergentes son el origen de importantes fricciones internacionales. Y lo seguirán siendo.

comentarios

7 respuestas a “¿A qué clase media pertenece usted?”

  1. Mario Siliezar dice:

    Este senor, el de la telenovela del “comandante Chavez”, su discurso parece de antropologos tipo europeos que se colocan sobre los monos-humanos que estudian desde afuera y desde arriba, como que fuera un super extraterrestre libre de contaminaciones y necesidades humanas. Discurso politiquero de sociologia barata, abundante en generalizaciones, se cree profeta de su propia profecia. El ser humano no puede ser solo explicado por su estatura monetaria, destinado solo a una vida biológica de sobrevivir. Cada ser humano individual, tiene un gran potencial para realizar grandes cosas, no reducirlo minimizándolo cuando se le clasifica simplemente como cosas, medias, locos etc. Artículito politiquero de dominación solapada/implícita de castas de hombres superiores sobre hombres inferiores: clases medias,clases medieras, clases pobres.

  2. Javier Gonzalez dice:

    …La “clase mediera” urbana fué al final la que estuvo en la plaza central en el 2015 cuando se llegó a pedir la renuncia de Otto Perez.- Tiene razón Moises Naim al hacer su análisis.- Los que ya están colocados en una zona de comfort de “clase media”, no quieren perder lo conseguido; y los nuevos “clase medieros”….quieren seguir “escalando” en la pirámide social.- Los “nuevos” clasemedieros-urbanos se TRAGARON EL DISCURSO de que era necesario un cambio de “cara política” y votaron por Jimy Morales pues los otros candidatos (se les hizo creer a los ingenuos clase-medieros, o al menos así lo interpretaron), de que eran “muy corruptos” y que por esa razón (si se votaba por los de “siempre), la clase media emergente no íba a continuar avanzando.- Casí dos años después de la “revolución de colores”….la clase “mediera” urbana NO EXPERIMENTA MAYOR CAMBIO ECONOMICO-SOCIAL….a pesar de que se ha vendido la teoría de que se ha “limpiado” el sístema político de “corruptos”.- La prensa de la izquierda, así como los “azusadores” profesionales, continúan con sus discursos “anticorrupción”, pero que en el fondo son nomás la consigna para llegar al poder mediante la propuesta populista de “limpiar la casa” de ratas y ratones; para que ellos (los de la izquierda radical hasta llegar a los Semilleros), tengan libre el camino político y puedan obtener el Poder….UTILIZANDO Y MANIPULANDO a la “clase mediera” urbana como ya lo hizo hace dos años.-

  3. .J. Perez dice:

    Cierto Don Javier, los clasemdia-izquierdista, conflictiva, enfrentadora, divisionista, solo tiene la meta de asaltar y meter a sus, ya millonaros a base de robos, dirigentes al poder para agarrar mas aun la corrupcion y volver a Guatemala la Venezuela de Centro America…!

  4. ernesto garay dice:

    acertado articulo y ojala en esta cultura chapina/mediocre, conformista y doblemoralista, se salga a las calles a pedir cuentas a todos los que han hecho daño a su propia sangre, a todos aquellos vende patria y lacayos del mal.

  5. ernesto garay dice:

    veo que los fachas son los que mas len estes diario, al menos algo leen

  6. Julio Cifuentes dice:

    En Guatemala No hay ultra derecha, derecha y izquierdistas comunistas: Lo que si hay de todos lados GRANDES rateros, CORRUPTOS, saqueadores Y POLITIQUEROS. Yo soy de clase pobre ALTA, media, baja y mas baja, pero cada me rompo la espalda para sacar a la familia adelante, mi abuela CASI MIRA dice que los unicos politicos buenos son aquellos que estan muertos y los que aun han NACido!

  7. Eufrates Garcia dice:

    Brexit, Donald Trump, Marine Lepen, Geert Wilders tienen que ver directamente con el “choque de civilizaciones”: Islam-musulmanes invadiendo “pasivamente” a traves de las emigraciones solapadas con “refugiados” en los paises de cultura-civilizacion occidentales. Solo Trump combina economia-politica en el plano internacional. La ahora aparente “pujanza economica” de China esta por terminar al imponer tarifas economicas mas altas a los productos fabricados alla y el apoyo a la industria-mano de obra de EEUU. Es obvio que el autor desconoce, ignora la “agenda” del islam-musulmanes en su afan de imponer, primero con zalamerias que esa culto es “pacifico-tolerante” y cuando ya son el 20% de las poblaciones imponen, demandan, exigen la imposicion del coran, hadits, sharia. Latinoamerica con sus necedades, terquedades de seguir practicas economicas-politicas-sociales del siglo XVIII, como elbarbucas castro, hu-gorila chavez, el machetero drogadicto ortega, correa, “evo” morales, etc. hacen y haran que nuestras ignorancias, miserias, atrasos continuen por siempre y para siempre. Los “unicos” que estan en la “clase alta superior” son los ladrones impunes de los chafarotes, “togados-magistrados” los dipuratas y cuanta rata de cloaca estan en la “nomina” del desgobierno. Nosotros el pueblo no llegamos “ni siquiera” a tener agua potable “pura” sin contaminacion, menos aun a una decente instruccion publica y servicios para curar nuestras enfermedades, ya no digamos “de prevencion”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *