logoep

Jueves 19 DE Enero DE 2017

BUSCAR EDICIÓN

cal
facebook twitter rss rss rss rss

There are two ways to buy Viagra: Viagra for sale by going to the common pharmacy or online. levitra for sale seriously helps in availability of brand levitra.
Domingo

¿Qué necesita la economía estadounidense que Trump haga?

Joseph E. Stiglitz
yo disiento

Ilustración Víctor Matamoros > El periódico


NUEVA YORK – La impresionante victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos hizo que una cosa quede abundantemente clara: demasiados estadounidenses –especialmente hombres estadounidenses blancos– sienten que se quedaron atrás. No es solo un sentimiento; muchos estadounidenses realmente se quedaron relegados. Esto puede verse en los datos tan claramente como se hace patente en su ira. Y, tal como he sostenido repetidamente, un sistema económico que no “cumple” con gran parte de la población es un sistema económico fallido. Entonces, ¿qué debe hacer el presidente electo Trump al respecto?

Durante las tres últimas décadas, las reglas del sistema económico de Estados Unidos han sido reescritas de manera que están solo al servicio de unos pocos que se encuentran en la parte superior, perjudicando a la economía en su conjunto, y especialmente al 80 por ciento en la parte inferior. La ironía de la victoria de Trump es que fue el Partido Republicano, al que ahora Trump lidera, el que impulsó la globalización extrema y arremetió contra los marcos políticos que hubieran mitigado el trauma asociado a la misma. Sin embargo, la historia sí tiene importancia: China e India están ahora integradas en la economía mundial. Además, la tecnología ha avanzado tan rápido que el número de empleos en manufactura, a nivel mundial, está disminuyendo.

La inferencia es que no hay manera de que Trump pueda traer a Estados Unidos un número significativo de puestos de trabajo bien pagados en el ámbito de manufactura. Puede traer de vuelta la manufactura, a través de manufactura avanzada, pero habrá pocos puesto de trabajo. Y, también puede hacer que los puestos de trabajo retornen, pero serán puestos de trabajo con bajos salarios, no los puestos bien remunerados de los años cincuenta.

Si Trump es serio en cuanto a abordar la desigualdad, debe reescribir las reglas una vez más, de una manera que sirvan a los intereses de toda la sociedad, no solo a los intereses de aquellas personas que son como él.

Lo primero en el orden del día es impulsar la inversión, restableciendo así un robusto crecimiento a largo plazo. Específicamente, Trump debe enfatizar el gasto en infraestructura e investigación. Es sorprendente que en un país cuyo éxito económico se basa en la innovación tecnológica, la participación en el PIB de la inversión en investigación básica esté, hoy en día, en un nivel más bajo del que estuvo hace medio siglo.

Una infraestructura mejorada aumentaría el rendimiento de la inversión privada, que también ha estado rezagándose. Garantizar un mayor acceso financiero a las pequeñas y medianas empresas, incluidas las encabezadas por mujeres, también estimularía la inversión privada. Un impuesto sobre el carbono proporcionaría una triple apuesta ganadora, una trifecta de bienestar: crecimiento más alto a medida que las empresas se adapten para reflejar el aumento de los costos de las emisiones de dióxido de carbono; medioambiente más limpio; e, ingresos que podrían utilizarse para financiar la infraestructura y dirigirse hacia los esfuerzos por reducir la brecha económica de Estados Unidos. Pero, dada la posición de Trump como una persona que niega la existencia del cambio climático, es poco probable que se aproveche lo antedicho (y ello, a su vez, también podría inducir a que el mundo comience a imponer aranceles contra los productos estadounidenses manufacturados en maneras que infrinjan las regulaciones mundiales relativas al cambio climático).

Al mismo tiempo se necesita un abordaje integral para mejorar la distribución de la renta de Estados Unidos, que es una de las peores entre las economías avanzadas. Si bien Trump ha prometido elevar el salario mínimo, es improbable que realice otros cambios de importancia crítica, como es el fortalecimiento de los derechos de negociación colectiva y el poder de negociación de los trabajadores, así como la imposición de restricciones a la compensación de los directores ejecutivos y al financiamiento.

La reforma de la regulación debe ir más allá de tan solo limitar el daño que el sector financiero puede hacer y debe garantizar que este sector realmente esté al servicio de la sociedad.

En abril, el Consejo de Asesores Económicos del presidente Barack Obama publicó un informe mostrando una creciente concentración del mercado en muchos sectores. Eso significa menos competencia y precios más altos –esta es una forma segura de bajar los ingresos reales, tal como lo es bajar directamente los salarios. Estados Unidos necesita hacer frente a estas concentraciones de poder de mercado, incluyendo las más recientes manifestaciones en la llamada economía colaborativa.

El retrógrado sistema impositivo de Estados Unidos –que estimula la desigualdad al ayudar a los ricos (solo a ellos y a nadie más) a hacerse aún más ricos–, también debe ser reformado. Un objetivo obvio debería ser eliminar el tratamiento especial de las ganancias de capital y los dividendos. Otro objetivo es garantizar que las empresas paguen impuestos –tal vez bajando la tasa de impuestos corporativos para aquellas empresas que inviertan y creen empleos en Estados Unidos, y elevándolos para las que no lo hagan–. Sin embargo, debido a que Trump es uno de los principales beneficiarios de este sistema, sus promesas relativas a llevar a cabo reformas que beneficien a los estadounidenses comunes y corrientes no son creíbles; tal como por costumbre ocurre con los republicanos, los cambios impositivos que ellos realizan beneficiarán en gran medida a los ricos.

Probablemente, Trump no llegue a cumplir con el objetivo de mejorar la igualdad de oportunidades. Garantizar educación preescolar para todos e invertir más en las escuelas públicas es esencial para que Estados Unidos evite convertirse en un país neofeudal donde las ventajas y desventajas se transmiten de una generación a la siguiente. Sin embargo, Trump prácticamente ha permanecido callado con respecto a  este tema.

El restablecimiento de la prosperidad compartida requeriría de políticas que amplíen el acceso a viviendas y atención médica a precios asequibles, así como el acceso a una jubilación segura con un mínimo de dignidad, además, serían necesarias políticas que posibiliten que todos los estadounidenses, independientemente de cuánta riqueza tenga su familia, puedan pagar una educación postsecundaria acorde con sus habilidades e intereses. Si bien me podría imaginar a Trump, un magnate de los bienes raíces, apoyando un programa masivo de vivienda (en el cual la mayoría de los beneficios vayan a favor de desarrolladores inmobiliarios como él), su prometida derogación de la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (Obamacare) dejaría a millones de estadounidenses sin seguro de salud. (Poco después de las elecciones, Trump insinuó que es posible que él actúe con cautela en este ámbito).

Los problemas planteados por los estadounidenses marginados –cuya marginación es el resultado de décadas de negligencia– no se resolverán, ni rápidamente ni mediante herramientas convencionales. Una estrategia eficaz tendrá que considerar un mayor número de soluciones no convencionales, hacia las que los intereses corporativos republicanos son poco proclives. Por ejemplo, se podría permitir a las personas incrementar su seguridad de jubilación poniendo más dinero en sus cuentas del Seguro Social, con aumentos proporcionales en sus pensiones. Además, se podrían instituir políticas integrales de licencias por enfermedad y asuntos familiares que ayudarían a que los estadounidenses lograran un equilibrio menos estresante entre la vida cotidiana y el trabajo.

Del mismo modo, una opción a través del sector público para financiar viviendas podría dar derecho a cualquier persona que haya pagado impuestos regularmente a obtener una hipoteca con el 20 por ciento de pago inicial, a un préstamo que sea proporcional a su capacidad para pagar la deuda a una tasa de interés ligeramente superior a la que el gobierno pueda pedir prestado y reembolsar, a su vez, su propia deuda. Los pagos se canalizarían a través del sistema de impuestos sobre la renta.

Mucho ha cambiado desde que el presidente Ronald Reagan empezó a debilitar a la clase media y desviar los beneficios del crecimiento a favor de aquellos en el estrato más alto, y las políticas e instituciones estadounidenses no se han mantenido al ritmo de dichos cambios. Desde el papel que desempeñan las mujeres en la fuerza de trabajo y el surgimiento de Internet hasta el aumento de la diversidad cultural, Estados Unidos del siglo XXI es fundamentalmente distinto al Estados Unidos de los años ochenta.

Si Trump realmente quiere ayudar a los relegados, debe ir más allá de las batallas ideológicas del pasado. La agenda que acabo de esbozar no es solo una agenda económica: es una sobre cómo edificar una sociedad dinámica, abierta y justa que cumpla la promesa de los valores más apreciados por los estadounidenses. Pero si bien, en algunas maneras, esta agenda es coherente con las promesas de campaña de Trump, en muchas otras maneras, es la antítesis de dichas promesas.

Mi muy nublada bola de cristal muestra una reescritura de las reglas, pero no para corregir los graves errores de la revolución de Reagan, un hito en el viaje sórdido que dejó a tantos atrás. Por el contrario, las nuevas reglas empeorarán la situación, excluyendo aún a más personas del sueño estadounidense.

 

Traducción del inglés por Rocío L. Barrientos.

 

© Joseph E. Stiglitz, profesor de la Universidad de Columbia, es Premio Nobel de Economía, y autor de Freefall: Free Markets and the Sinking of the Global Economy. © Project Syndicate 1995–2016.


2016-12-18

Noticias relacionadas
2017-1-15

❝En nuestros experimentos fracasamos más de 1,500 veces hasta que lo logramos”

2017-1-15

Acostumbrarse a un mundo multipolar

2017-1-15

Vamos por un parlamento abierto

2017-1-15

Los límites de la sociedad civil

2017-1-15

El año de la República

2017-1-15

Jimmy locuaz

COMENTARIOS
Reglas para comentar en el foro

Este espacio es para promover el diálogo, compartir, discutir y argumentar sobre el artículo publicado, únicamente. Se prohíben mensajes que contengan:

  • Ataques personales, insultos, acusaciones o faltas de respeto
  • Mensajes incoherentes, sin objeto alguno o comerciales
  • Mensajes con spam, lenguaje sms o escrito todo en mayúsculas
  • Mensajes con contenido racista, sexista, o cualquiera que discrimine

  • Mensajes de contenido pornográfico
  • Piratería, o mensajes que permitan el uso ilícito de material con derechos de autor
  • Nos reservamos el derecho de editar o eliminar cualquier mensaje que no cumpla con las condiciones anteriores. Y de ser necesario bloquear a usuarios.

    Al participar, acepta las reglas y el aviso legal.


    Agregar su comentario



    humberto arevalo castillo

    2016-12-18 05:05:23

    el papel y ahora la computadora, aguantan con todo, hasta con lo "CANTINFLEZCO" se vale llorar viendo el futuro y tambien reir.

    ROBERTO LOPEZ PORRAS

    2016-12-18 08:13:30

    La bola de Cristal nublada del Dr. Stiglitz, no le permite ir más lejos en su agenda pragmática que delinea y la realidad es que Estados Unidos no ha salido totalmente de la crisis del 2008. Recién hace unos días la Reserva Federal subió la tasa de Interés líder en un 0.25 por ciento. Por varios años las empresas y los ciudadanos de USA, se han acostumbrado a bajas tasas de interés de los bancos en desmedro de millones de pequeños ahorrantes cuyas tasas de interés pasivas, estuvieron y siguen estando cerca de cero por ciento. Sin embargo, poner énfasis en un programa vigoroso de infra-estructura vial, portuaria y vivienda traería grandes oportunidades de empleo y reactivación y reavivación de los múltiples empresa que proveen bienes y servicios para la construcción. Si su interés es la deportación de inmigrantes, deberá pensar en el impacto que producirá en la agricultura y en la agroindustria que ocupa a millones de inmigrantes sin papeles con salarios menos del mínimo actual. La ley de migración es urgente para ordenar el mercado de trabajo compatible con la política migratoria. En el orden internacional es donde Trump tiene su Talón de Aquiles, no puede aislar a Estados Unidos del mundo, la globalización es un movimiento iniciado y estimulado en Estados Unidos por las corporaciones internacionales para garantizar su participación en el comercio internacional. La transferencia de capitales y de tecnología al exterior, a quien quiera aprovecharla ha sido uno de los pilares de esa globalización que favorece a Estados Unidos en el ámbito plural. Unas empresas desaparecieron, pero otras han surgido lo cual ha cambiado la estructura del mercado de trabajo que exige mejor calidad tecnológica en los trabajadores y quizá el ritmo de cambio en la capacitación de los trabajadores ha ido más lento que el cambio tecnológico. Los analistas económicos asumen que Trump no se hará el Hara Kiri como Presidente de todo9s los Norteamericanos. Trump ha tenido un cambio de mentalidad desde que fue candidato hasta que es declarado Presidente electo, así también su equipo y su Partido que lo apoya. Por ello el Dr. Stiglitz indica que su Bola de Cristal nublada no0 le permite llegar muy lejos en su análisis y en la Agenda que sugiere. No es solo el Dr. Stiglitz con una Bola de Cristal nublada, todos ni siquiera tenemos la Bola de Cristal y apenas disponemos de percepciones a distancia. ROLOPO

    Gil Zu

    2016-12-18 12:16:57

    DONALD TRUMP en el orden interno despierta la esperanza de empresarios de todos los niveles tomando en cuenta que el pensamiento de TRump ha girado en sus empresas luego de recibir una herencia millonaria del papa que ha sabido mantener y duplicar. Va mas alla de aquella frase LOS ESTADOUNIDENSES NO TENEMOS AMIGOS, LO QUE TENEMOS SON INTERESES. La ventaja es que su propuesta involucra a los empresaqrios Estadounidenses Ya no se mencionan los Ingenios Azucareros en Cuba, ni la Nited FRuit en Guatemala. Lejos de ellos propone revisar o anular Los Tratados de Libre Comercio que han servido para el enriquecimiento de Gobernantes y no de pueblos. En Politica Exterior ha movido una pieza clave que es un desafio a la OTAN y a Naciones interesadas en apropiarse del Petroleo de Siria como Israel, Bran Bretaña, Francia, algunas Naciones Arabes y los Estados Unidos al aliarse con Putin de Rusia. Risia acaba de declarar victoria en SIRIA y la liberacion de ALEPO Tambien favorece el retiro del Reino Unido de la UE como REMEMBER a la tierra que vio nacer a su señora madre : ESCOCIA. Por si fuera poco ha desafido a la mayoria de Medios de Comunicacion acusandolos de tramposos y para consuelo del Presidente de Guatemala dijo esta semana que la mayoria de Inmigrantes que llegan a Estados Unidos es por Gobiernos corruptos que se roban todas las ayudas y mantienen a sus pueblos en la miseria. ROMPOPO.

    Carlos Asturias Paz

    2016-12-18 02:54:45

    LA ECONOMIA DE YSA NECESITA SER DIVULGADA A NIVELK MUNDIAL O LOS JAPONESES, LOS CHINOS Y LOS EUROPEOS LOS DEBORARAN.

    El Políticamente Incorrecto

    2016-12-18 04:29:36

    Este don ROLOPO se comporta igual que aquél " Candil de la calle y oscuridad de SU casa" al afirmar que (Trump) " ..... debe poner énfasis en un programa vigoroso de infraestructura vial, portuaria y vivienda (que) traería grandes.... etc..." Tal afirmación es axiomática; sin embargo, nunca (salvo que me equivoque)lo he leído sugiriendo lo mismo para nuestra Guatemala. Nosotros hemos sugerido en varias oportunidades, principiar un gran desarrollo y creación de empleos tan necesarios, mediante la reconstrucción de las vias ferroviarias a lo largo y ancho del país y la consecuente reactivación de los ferrocarriles. Y eso, sería solamente el principio.//
    OPINION
  • Suscripciones: (502) 2427-2323 /

    [email protected]

    (502) 2427-2323

    Ventas y Publicidad:

    (502) 2427-2332 y 33

    [email protected]

  • PORTADA

    ELPELADERO

    PAÍS

    ECONOMÍA

    OPINIÓN

    INTERNACIONAL

    DEPORTES

    DOMINGO

  • Marca Registrada © Aldea Global, S.A. (elPeriódico)

    AYUDA

    NUESTRA REDACCIÓN

    CONTACTO

    AVISO LEGAL

    15 avenida 24-51 zona 13, Guatemala, Guatemala PBX: (502) 2427-2300